fbpx

La gestión del conocimiento como interfaz entre la inteligencia tecnológica y no tecnológica.

Photo by Maurício Mascaro from Pexels
Photo by Maurício Mascaro from Pexels

La Danza: Smart Cities – Smart Citizen

Por Santiago Malvicino

Luego de haber disfrutado del libro Tequila Inteligente, el concepto de “Inteligencia Tecnológica” e “Inteligencia no Tecnológica” me motivó a preguntarme: ¿cuál sería el rol de la gestión del conocimiento entre ambas inteligencias?, ¿qué podría aportar para mejorar la sinergia entre las tecnologías y los actores? Y ¿cuál sería la contribución en la danza smart cities – smart citizen y smart destination – smart stakeholders?

Rápidamente se abrió un gran abanico de posibilidades, ya que el conocimiento clave y su gestión sistemática enfocado en movilizar key drivers del negocio, es una interfaz natural para la interconexión y la integración de ambas inteligencias.

La inteligencia Tecnológica es la que permite, que la conectividad, la comunicación y los servicios deriven en soluciones eficientes, requiere de una arquitectura tecnológica que, enfocada en la mejora de la calidad de vida de la gente, estará compuesta de un complejo sistema de sensores, Internet de las cosas, Big Data, Trazabilidad, APPs, WIFI – Conectividad, Sensor ciudadano etc.

La inteligencia no tecnológica es la que completa la inteligencia tecnológica, es su complemento, la que nos hace entender el input original humano de la ciudad en la que estamos, es la que nos revela el encanto, la esencia, lo especial, esa experiencia única que nos deja un recuerdo indeleble e imborrable.

Dentro de un marco de gobernanza, innovación, tecnología, sostenibilidad y accesibilidad dónde las acciones integrales e integradas aportan inteligencia a las ciudades, la gestión del conocimiento se presenta como una herramienta fundamental para la transversalidad de ambas inteligencias.

El término inteligencia proviene del latín inteligentia, que a su vez deriva de inteligere, palabra compuesta por los términos intus (entre) y legere (escoger), por ende el origen etimológico del concepto de inteligencia es: saber elegir, posibilitar la selección de las alternativas más convenientes para resolver problemas, el conocimiento es la experiencia para resolver problemas que sistematizado genera inteligencia, la inteligencia genera sustentabilidad y la sustentabilidad a su vez crea cultura que es el aprovechamiento social del conocimiento.

Ahora bien, la pregunta es: ¿qué es conocimiento?:

La definición de conocimiento que es importante para la gestión del conocimiento la introduce Platón en su obra Teeteto, siendo usada y acordada por la mayoría de los filósofos occidentales más allá de las diferencias fundamentales entre racionalismo y empirismo. Ésta es: “el conocimiento es una creencia verdadera justificada”. Esta definición, tiene tres elementos que a su vez debemos precisar:

Veracidad: una proposición es verdadera si posee concordancia entre pensamiento y realidad, el conocimiento transforma para lo bueno, lo útil y lo bello del entorno.

Creencia: la condición de creencia requiere no solo que la sentencia sea verdadera, sino que el sujeto cognoscente debe creer en esa veracidad, nadie va a utilizar un conocimiento si no cree que pueda aportar un valor tangible.

Justificación: esta justificación exige la demostración de la veracidad, definiendo un criterio de verdad y proporcionando una evidencia, una métrica que mueva key drivers del negocio.

La gestión del conocimiento genera una red de significados compartidos, transforma a los actores del proyecto en autores del mismo desde su participación consciente e intencional para generar conocimientos.

En palabras de Federico de Arteaga las “ciudades inteligentes priorizan la inteligencia tecnológica y los destinos inteligentes la inteligencia no tecnológica”, pero en ambas el link y el factor común es el conocimiento.

Con todo, podemos decir que la gestión del conocimiento aporta 4 diferenciales clave para estos proyectos:

  • Gestión de la cultura: en la era del conocimiento las organizaciones deben complementar la cultura de la gestión con la gestión de la cultura, apuntada a capitalizar conocimientos para aplicarlos en inteligencias, ya que un proceso se puede copiar, también un producto y una estrategia; lo único que no se puede copiar es una cultura, por lo cual se convierte en una ventaja competitiva sostenible.
  • Metodología sistemática: sin una metodología el conocimiento se puede perder, fragmentar y/o tergiversar, es imposible gestionar el conocimiento sin un método que lo identifique, lo capture, lo codifique, lo almacene, lo distribuya, transfiera y socialice para ser utilizado en un marco estratégico.
  • Complementa los Think Tank: la gestión del conocimiento cumple el rol de Observatorio coordinando labores de investigación, divulgación, capacitación, diagnóstico y soluciones personalizadas, permite crear una red para utilizar los datos e información de todos los thinks tanks y transformarlos en conocimiento para generar inteligencia.
  • Gobernanza: El conocimiento no es moralmente neutro, el conocimiento transforma, genera orgullo y pertenencia, aporta a los impulsos de formalización, institucionalidad y ordenamiento, la motivación intrínseca que se materializa en lecciones aprendidas y buenas prácticas para la mejora continua de un gobierno sustentable y sostenible.

La gestión del conocimiento es una herramienta de cohesión cultural, una autopista para que puedan transitar las innovaciones generadas por la aplicación del conocimiento en inteligencias, la armonía y la melodía para la danza smart cities – smart citizen y smart destination – smart stakeholders.


Santiago Malvicino
Director de MODELO EPISTEME® Red de Especialistas en Gestión del Conocimiento y Sustentabilidad. Consultor especialista en gestión del conocimiento con 20 años de experiencia en proyectos para Latinoamérica. Consultor especialista en Gestión del Conocimiento para el Banco Interamericano de Desarrollo. Miembro de Juntas Directivas – Director Independiente especialista en Desarrollo Sostenible. Asesor en Gestión del Conocimiento y Sustentabilidad en Cascos Blancos Argentina – Cancillería Argentina.
Maestrando en Desarrollo Sustentable (UNLa – FLACAM – Cátedra UNESCO). Director de Empresas Certificado ( IGEP – UCES). Especialista en Planeamiento Estratégico (UBA). Especialista en Gestión de Pymes (UBA). Contador Público (UBA).
Nacido en Argentina en 1964.
www.modeloepisteme.com
[email protected]

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Leer también

Close
Close
Close