fbpx

Complicado Vs Complejo… Y cada vez más complejo.

Photo by Henry Marsh from Pexels

  La inteligencia es la capacidad de adecuarse al cambio.

Stephen Hawking

 

La moda desaparece; el estilo es eterno.

Yves Saint Laurent

Por Federico de Arteaga.

Entre estas dos frases puede estar la paradoja de las ciudades: adecuarse al cambio, pero manteniendo su personalidad. Y para los impulsores de las Smart Cities: que la moda no condicione a la ciudad en que se está viviendo.

Porque los temas a los que nos enfrentamos no son complicados, son complejos.

El Atlas of Economic Complexity[1] define: a) Complejidad económica como una medida del conocimiento en una sociedad tal como se expresa en los productos que fabrica; b) Know how como la capacidad tácita de producir un producto; y c) Diversidad como una medida de cuántos tipos diferentes de productos se pueden hacer.

Estos parámetros pueden aplicarse a una ciudad, y en este caso a lo que Tequila como primer Pueblo Mágico Inteligente en México puede lograr: ser un espacio de análisis de la complejidad en materia de Smart Cities y Smart Destinations. Pues al fin y al cabo, donde se han dado las capabilities es donde se lleva una actividad determinada en forma continua, y con un nivel cada vez mayor de sofisticación. Y esta acumulación de conocimiento se genera por las industrias que se desarrollan en las regiones, en los municipios, en las ciudades y hasta en las esquinas. Como cuenta Juan Enriquez en su artículo en Wired UK[2] “Si uno tuviera que elegir una sola esquina, en cualquier lugar del planeta, como la encrucijada más innovadora y productiva de la historia, la intersección de Vassar Street y Main Street, en el nuevo mundo de Cambridge, Massachusetts, sería un candidato destacado. Esta esquina puede generar de uno a dos por ciento de la futura economía global, y puede ser un modelo para crear empleos, conocimiento y poder en otras ciudades. Solo en la última década, 18 de cada 100 ex alumnos del MIT lanzaron empresas, el ocho por ciento de ellas cerca del MIT. Massachusetts ahora alberga 6,900 nuevas empresas lanzadas por ex alumnos del MIT. Combinados, representan el 26 por ciento de todas las ventas del estado”. Y concluye: “…porque al atraer lo mejor y lo más brillante, uno puede cambiar no sólo una ciudad, sino el mundo”.

Tequila está hoy en la posición de ser un referente en lo que respecta a Destino y Pueblo Mágico Inteligente. No sólo en cuanto a la implementación, sino cuanto a la construcción de capabilities y generación de talento en lo que hace ser Smart a un destino –en lo tecnológico y en lo no tecnológico– y convertirse no en un espacio técnico, sino en un segmento de mercado de la complejidad con diversidad en redes de conocimiento. Es decir: un sistema de gestión del conocimiento Smart.

El análisis de una ciudad debe contar cada vez más con indicadores de complejidad para atacar situaciones de complejidad. Y para ello es necesario que la complejidad sea tratada como tal, y no como complicación. No se trata de redes de abstracciones: se trata de redes de personas; es decir, de información y conocimiento explícito.

En síntesis, no hay subirse simplemente a una moda, sino adaptarse al cambio con el estilo y personalidad propios de cada ciudad.


[1]http://atlas.cid.harvard.edu/explore/?country=138&partner=undefined&product=undefined&productClass=HS&startYear=undefined&target=Product&year=2015

[2] https://www.wired.co.uk/article/vassar-main-cambridge-massachusetts-innovaton

Un comentario

  1. El nuevo conocimiento puede salir de Vassar y Main Street, o de la esquina de Ramón Corona y José Cuervo. Lo que nos va a permitir generarla desde el 3er mundo, y transformarnos en 2ndo y ojalá 1er mundo, es cambiar nuestra mentalidad hacia una “mentalidad de éxito”; el entnder que sí podemos, y que la capacidad de crear e innovar es innata en todos nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close
Close