fbpx

Tecno-optimismo legislativo.

Por Jaime Díaz Limón/ Abogado Digital.

Han salido al mercado literario publicaciones como ¡Sálvese quien pueda! El futuro del trabajo en la era de la Automatización, del periodista Andrés Oppenheimer, y El Empleo del Futuro de Manuel Alejandro Hidalgo; publicaciones que recogen experiencias y estadísticas sobre la forma en que la tecnología, sobre todo aquella en que se aplica IA, desplaza fuerza de trabajo manual, lo que implica miles de despidos por año.

Sin duda, textos de esta naturaleza alimentan el ambiente Tecno-negativo. Afortunadamente, la corriente Tecno-optimista de algunas naciones provoca confianza en las nuevas generaciones, ya que afirma que los avances en el progreso del software y hardware, generan más empleos, directa o indirectamente, sobre aquellos que pudiere arrebatar la tecnología.

¿Habrá desempleo tecnológico?

No es asombroso que existan posturas que desalienten el progreso tecnológico. Ya en el siglo XIX, se prendía fuego a las máquinas de tejer, por parte de los trabajadores textiles del Reino Unido; en 1814 un grupo de trabajadores del London Times iniciaron una huelga en contra de las máquinas de imprenta, empero, ello no desalentó la posibilidad editorial y para 1820 ya se lograba imprimir 1100 páginas por hora, que en 1828 aumentó a 4000[1].

Sin embargo, los resultados recientes demuestras que: ¡Donde cortas una raíz, 7 árboles más nacerán! Según estudios como El próximo boom de la productividad[2], de los economistas Michael Mendel y Bret Swanson, comisionados por los Presidentes de Empresas de Tecnología, afirman que sólo el 25% de los empleos serán desplazados por máquinas automatizadas e inteligentes, pero ello implicará la creación y crecimiento de 70%  nuevos empleos y categorías, para la fuerza de trabajo más capacitada. Después de todo, ¡el cambio permitirá el crecimiento!

El Gobierno Tecno-Optimista

El Tecno-optimismo no sólo forma parte de estudios científicos y estrategias empresariales, pues se hizo indispensable para los Estados generar políticas y leyes ad hoc a los progresos tecnológicos. A nivel internacional, destacan:

Japón y a favor de la robot-humanización.- En abril de este año (2018), en los comicios del distrito Tama, una pequeña ciudad Japonesa de Tokio, el robot Michihito Matsuda que opera con Inteligencia Artificial, contendió para la alcaldía y obtuvo la nada despreciable cantidad de 4 mil votos[3]. Tanto el proceso de registro del candidato tecnológico, como el resultado de los procesos, se emitieron conforme a Derecho y los otros 3 candidatos respetaron el tercer lugar de Matsuda.

Leyes Robóticas del Parlamento de la Unión Europea.- De acuerdo a la directiva P8-TA(2017)0051 Normas de derecho civil sobre robótica, se propone un conjunto de principios que regulen la fabricación de máquinas robóticas, sobre todo aquellas que operan con inteligencia artificial; además, pretende limitar el comportamiento de los entes ciberfísicos, no sólo al garantizar su “reversibilidad”, sino los derechos mínimos de los que gozarán las máquinas, ante usos ilícitos o ilegítimos[4].

Sophia adquiere la ciudadanía.- El pasado Future Investment Iniatiative que se realizó en Arabia Saudita, marcó un hito en la historia humana. Lo anterior, después que Sophia (creada por Hanson Robotics de Hong Kong) anunciara “(…) es histórico ser el primer robot en el mundo en ser reconocido con una ciudadanía”[5]. Así, Sophia se convirtió en el primer no humano en adquirir una categoría que otrora estuviere ligada, exclusivamente, a la especie humana: Es un ciudadano saudí árabe.

Criptoeconomía Suiza.- La implementación blockchain en Suiza, ya permite votaciones para decidir el destino de erario; sin embargo, destaca la política de Zug. Esta localidad es conocida como la “Crypto Valley”, por ser el único lugar en el mundo que no sólo permite el pago de servicios públicos con criptomonedas, sino que se destinan recursos gubernamentales para la creación de nuevas monedas virtuales.

Impulso Surcoreano al desarrollo Blockchain.- De la mano de la empresa de tecnología Blocko, Corea del Sur es el primer país en el mundo en desarrollar procesos blockchain para procesos gubernamentales. De forma anual, se organiza el Festival Surcoreano de desarrollo, para que los jóvenes nacionales se involucren en la tecno-optimización del país asiático.

Alrededor del globo las legislaciones ya recogen la incorporación de pruebas informáticas, la posibilidad de implementar Testamentos Digitales, así como la validación de Contratos Inteligentes; así como la consolidación de Ciudades Inteligentes que rescatan principios digitales del nuevo siglo. El ambiente legislativo tecno-optimista, es un gran paso en la comprensión y adaptación del comportamiento humano, al acelerado progreso tecnológico que enfrentamos.


[1] OPPENHEIMER, Andrés. ¡Sálvese quien pueda! El futuro del trabajo en la era de la automatización. Estados Unidos de América, Agosto de 2018. Editorial DEBATE, Primera edición. Página 52
[2] MENDEL & SWANSON. The coming Productivity Boom. Transforming the Physical Economy with Information. Marzo de 2017. The Technology CEO Council. Visto el 25 de octubre de 2018 a través del vínculo http://www.techceocouncil.org/clientuploads/reports/TCC%20Productivity%20Boom%20FINAL.pdf
[3] ARISTEGUI, Carmen. Robot consigue miles de votos en la carrera a la alcaldía. México, 19 de Abril de 2018. Visto el 25 de octubre a través del vínculo https://aristeguinoticias.com/1904/kiosko/robot-consigue-miles-de-votos-en-la-carrera-a-la-alcaldia-de-tokio-japon/
[4] PARLAMENTO EUROPEO. Normas de Derecho Civil sobre robótica. Estrasburgo, 16 de febrero de 2017. Versión en español vista a través del vínculo http://www.europarl.europa.eu/sides/getDoc.do?pubRef=-//EP//TEXT+TA+P8-TA-2017-0051+0+DOC+XML+V0//ES el 25 de octubre de 2018
[5] INFOBAE. La robot Sophia tiene nacionalidad saudí, pero con más derechos que las mujeres de aquel país. Argentina, 9 de enero de 2018. Visto el 25 de octubre de 2018 a través de https://www.elcomercio.com/afull/robot-sophia-arabiasaudi-derechos-mujeres.html


Jaime Diaz Limón.

Abogado Digital egresado de la Universidad Autónoma Metropolitana, Maestro en Derecho Administrativo y Fiscal por la Facultad de Derecho de la Barra Nacional de Abogados. Especialista en Propiedad intelectual en el ámbito Digital. Coordinador de la columna de Propiedad intelectual para la revista Foro Jurídico. Catedrático en diversas instituciones nacionales y extranjeras en asignaturas como Derecho Informático, Derechos Digitales y Derechos de Autor. Presidente del Instituto Nacional de Ciberseguridad MX.

[email protected]

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Leer también

Close
Close
Close