Materiales poderosísimamente inteligentes.

Por Arturo de la Peña.

Una civilización más eficiente, requiere de materiales cada día más sofisticados y que cumplan tareas más complejas para la sociedad a la que sirven.

Tal es el caso del bio-hormigón desarrollado por la Universidad de Delf, un material con la capacidad de auto repararse frente a impactos y grietas. El material está hecho a base de cápsulas que contienen bacterias y lactato de calcio que al romperse generan una reacción química capaz de producir caliza, solidificando estructuras y rellenando grietas o fracturas. Este material podría salvar muchas vidas en terremotos y desastres naturales.

Otro material asombroso es la pintura biofotoluminiscente creada por estudiantes mexicanos. Esta pintura es capaz de absorber la luz solar por el día e iluminar las superficies recubiertas por la noche; imaginemos la cantidad de usos que un material así puede tener y los ahorros que le generarán a los mexicanos. Carreteras y calles más seguras es solamente un beneficio que este tipo de material inteligente podría aportar a la sociedad.

Hace algunos años Ross Nanotechnology, desarrolló un material impermeabilizante con tan eficiencia y fuerza que generó una nueva categoría en su industria que bautizaron “hiperhidrofóbico” ya que el poder aislante que tiene es tal, que incluso el rosear un celular con NeverWet lo transforma en un dispositivo absolutamente sellado en contra del agua, corrosión o incluso bacterias. Los usos son tan variados que puede servir en tela, madera, piedra y un sinfín de superficies expuestas a los elementos.

Estos y otros materiales nos dan una nueva perspectiva de hacia donde se mueve la industria química y la forma en la que nos pueden ayudar estos materiales poderosamente inteligentes en nuestras vidas.

Ropa deportiva, mejores productos para la cocina, fibras más resistentes y ecológicas o productos médicos que salvan vidas y la hacen más cómoda o eficiente. En el futuro cercano, podremos ver materiales que cambian su forma frente a estímulos del exterior como fluidos magnetorreológicos, sabores nunca antes imaginados en nuestras comidas y muchos otros beneficios que dichos materiales inteligentes nos aportarán integrándose a la vida diaria de manera cotidiana.

Estos materiales sumados a tecnologías como la impresión 3D conforman un infinito de posibilidades y aplicaciones que deben sí o sí traer mayor bienestar para las personas.


Arturo de la Peña.

Consultor Senior en Comunicación Digital. Cuenta con 20 años de experiencia en agencias de publicidad, creatividad, comunicación y medios. Especialista en medios digitales para alcanzar los objetivos de negocio con conocimiento en SEO, SEM, SMO, Inbound Marketing, Marketing de Contenidos y construcción de marcas. Fue profesor del Centro Universitario de Mercadotecnia y Publicidad en la materia de Publicidad Creativa, enfocada a la generación de valor para las marcas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close
Close