El reto socio-cultural de un destino inteligente.

Entrevista a Francisco Cerrillos.

Como Tequilense ¿cómo ha visto usted evolucionar el proyecto Tequila Inteligente?

Recuerdo perfectamente que hablar de “Tequila Inteligente” hace tres años era todo un reto socio-cultural. Al abordar ideas y expresarlas a un grupo de gente, dígase empresarios, estudiantes o público en general, podrías ver caras planas diciéndote: “¿De qué carajos me estás hablando?” mientras ellos escuchaban… en suma un gran reto socio cultural que enfrentamos y aún lo seguimos sosteniendo hoy en día, pero con menos presión.

Como bien saben, que me desarrollo en el ambiente empresarial y en el factor de servicios gastronómicos enfocado en la atención al visitante-turista. Es importante ver cómo el mismo cliente nos va cambiando e incluyendo en nociones que se expresan en la apuesta de ser un “Destino Inteligente” y cada vez con mayor entendimiento y comprensión, puedo ver a mis colegas comprendiendo la importancia de actuar “inteligentemente” en razón de nuestros visitantes, y por ende, de nuestro desarrollo comercial y empresarial.

Me sorprende un caso que quiero compartir en este sentido. Partiendo que “inteligencia” desde el origen de la palabra (etimológicamente) es la capacidad del ser humano de usar los recursos a su alcance para un determinado fin o solución de un problema (cf.www.definicion.de) y comparto este hecho que nos sucedió en este lapso de 3 años. Como representante de la industria restaurantera, y en mi papel en su momento como Delegado de Cámara de Comercio. Una de las propuestas que nunca nos fueron permitidas por aplicar en el municipio apenas hace 3 años pues el gobierno en turno compartía la preocupación de la ciudadanía sobre cerrar calles para uso peatonal en el primer cuadro del pueblo.

En este último puente que tuvimos la semana pasada (Marzo 2019), ante tantos visitantes, muchos empresarios de la industria turística propusieron por lo menos 5 ideas para lograr que nuestros visitantes pudieran visitar, entre ellas, justo la que teníamos vetada hace 3 años:  que era necesario cerrar ya varias calles del centro histórico para favorecer la experiencia de los visitantes. Incluso que hubiese horarios de servicio para el servicio de carga-descarga de manera que en horarios fuertes de tráfico, no hubiese transportación de carga. Estas propuestas, a mi parecer, son uso de inteligencia. De recursos que tiene el pueblo para tomar mejores decisiones que nos hacen un mejor destino.

Hoy en día, nuestra sociedad empieza a ver que tenemos miles de recursos en Tequila, que están disponibles, pero que de usarlos, podemos crecer y desarrollarnos mejor. Me refiero con esto a recursos tangibles, como intangibles. Tangibles como el recurso humano que hoy en día no tenemos… así como intangibles como tradiciones y costumbres que son valiosas y únicas como “el día de la Santa Cruz” en nuestro pueblo.

Para mí, este tipo de propuestas son resultado de una evolución socio-cultural. Y hoy en especial me siento orgulloso que este destino sea de los pocos destinos que tiene un sentido y propósito por exponer a la cultura mexicana, tanto a nivel nacional como internacional. Donde a pesar de que nos faltan bastante aspectos por mejorar, se puede apreciar el esfuerzo desde muchos frentes por hacer las cosas mejor, integrar resultados institucionales, y consolidar un destino, y una imagen del destino con más prospectiva.

¿Qué impacto cree usted que tiene tener 100% de conectividad en el Centro Histórico?

“Es necesario que la población entienda el aporte de la tecnología a un destino turístico cultural”…. Es una triste realidad, como se dijo en la conferencia del Dr. Manuel Gerardo Flores Romero Economista Senior y Coordinador del Programa de Política Regulatoria de la OCDE en Latinoamérica, sobre mejora regulatoria y uso de tecnología hace poco días en Cámara de Comercio de Guadalajara.  Comparto esto porque nuestra cultura al mostrarse resistente en algunos aspectos y sentidos a la tecnología, no puede visualizar lo que tiene, hasta que tiene un salto cualitativo emocional, que le haga caer en la cuenta de lo que ya tiene ganado. Intentaré explicarme con esta idea…

Hace unos días estando en familia, nos recordábamos que nuestra madre racionaba nuestras llamadas de larga distancia o mensajes hace 10 años…. Así como hace 5 años se satanizaba la red social “Facebook” o cualquier otra… por miles de razones ajenas a la tecnología misma. Y recordamos que no hace más de 7 años todos querían tener una BlackBerry porque era el único celular que podría enviar mensajes sin costo… En suma, todas estas tecnologías cayeron como un balde de agua, a partir de que nuestra mente ahora acostumbra completamente el uso del Whatsapp o de Messenger para poder comunicarse, sin alguna idea sobre costos adicionales que esto representaría…  Es bajo esta reflexión que podemos darnos cuenta que la conectividad a traído grandes ventajas competitivas a nuestra vida, entiéndase como comodidad, rapidez, funcionalidad y sincronización: no esperamos que nos llegue un correo tradicional para poder estar al tanto de un familiar lejos de nuestro hogar, incluso no tenemos ya teléfonos fijos en nuestras costumbres… entre otros temas. Estas son las ventajas reales de la conectividad, así como de la tecnologización en nuestra vida diaria.

En la misma lógica, hablando desde la tecnología y como interesado en el mundo de los negocios, y especialmente en el turismo, podría visualizar y compartir las ventajas de tener conectividad efectiva, y aquí algunas cosas que podrían suceder de estar conectados tecnológicamente:

Podrías ver el tráfico de personas con más precisión y apoyarnos en la industria restaurantera para que el visitante disfrute con nosotros.

Podrías detectar desde el Ayuntamiento, qué áreas son propicias para poder tener módulos de comercio de calle y que estos sean efectivos (para mejorar la tasa de cobro del espacio).

Podríamos reordenar el tráfico vehicular al saber por dónde llega la mayor parte de nuestra gente.

Podríamos identificar y señalar por medio de un mensaje al visitante donde hay estacionamientos disponibles.

Podríamos saber lo que la gente piensa sobre el destino en las redes sociales (todas), y si nuestras ofertas están siendo agradables para ellos…

Podríamos generar un sistema de reservas para el visitante tanto pronto llegue a Tequila, directo a su celular.

Podríamos obtener una agilización de todos los trámites que más resistencia tenemos en la alcaldía… para hacer el pago en nuestro celular.

El servicio público de limpieza podría detectar los cestos de basura que ya están llenos.

El mismo servicio público podría instalar localizadores para saber dónde están sus recursos y qué están haciendo… (productividad).

Que nuestros padres, abuelos puedan saber con precisión el momento en qué llegará el autobús público y no estar esperándoles parados y cansados…

Nuevos negocios y modelos de negocio a partir del uso de la tecnología: financieras, operadoras, desarrollardores, etc…

Apostar a una conectividad al 100% sin duda creo que es algo deseable para todos los que leemos estas ideas… ¿A quién no le gustaría tener mayor comodidad en sus espacios y ofrecerla a sus clientes? La realidad es que requiere demasiada apertura y actitud hacia nuestro desarrollo tecnológico. Ser capaces de monetizar lo que cuesta actualmente contra lo que podría costar, así como los servicios que se ofrecen.

Comparto usualmente con mis allegados, de qué serviría la conectividad al 100% en Tequila, si nuestra gente no sabe qué hacer con ello….? De qué sirve invertir X cantidad si nuestros actores principales, dígase Gobierno o Sociedad no están preparados para ello….? Sin duda, la respuesta es clara. De nada nos sirve tener conectividad y tecnología si los usuarios no ven el valor que esto tendría…

El reto para el Destino está y seguirá estando siempre en que nuestra sociedad se acerque poco a poco a la tecnología que dispone. Que no solamente la use por usar, sino que vea todas las capacidades que tiene una aplicación y cómo “inteligentemente” esa propuesta podría mejorar su vida.

Como empresario ¿Qué rol le asigna al sector privado en este proyecto de ciudad inteligente? 

Cambiar hábitos y el cambio por sí mismo, incluso fisiológicamente es un reto para el ser humano. El cerebro no quiere gastar energía con nuevos modelos o técnicas, los hábitos son el mejor estímulo para todo ser humano de estar tranquilo. Todos queremos ser mejores, buenos, pero queremos poco esfuerzo… no por voluntad, sino también y principalmente por nuestra condición biológica. Es lo mismo para el músculo de la tecnología.

La tecnología y el pensamiento inteligente representan un cambio socio-cultural que nuestro cerebro difícilmente registra rápida y eficientemente. No es hasta que tienes el primer impacto que lo usas, pero es después del uso que se racionaliza, se comprende y se analiza el factor uso y rentabilidad. No dudo que cualquier empresario al escuchar una idea sobre incrementar productividad, brille sus ojos y vea lo efectivo que puede ser en su negocio. No obstante, hablar de los retos que representa un “Destino Inteligente” requiere que se vea, adicional al beneficio de la empresa, el impacto entre varios sectores empresas.

El sector privado “debiera” ser uno de los impulsores más fuertes de los cambios de alto impacto en nuestro pueblo. No obstante, y tristemente, no es así en nuestro caso. El rol del empresariado es aún pasivo por dos circunstancias, desde mi punto de vista:

1.- El desarrollo comercial y empresarial aún está incipiente en la relación gremial. Hemos crecido detrás de grandes empresas tractoras, especialmente de la Industria Tequilera, y esto representa que hay unas “muy grandes” y otras “muy pequeñas” que apenas se sostienen para sus propios retos del día a día. No tenemos actualmente más de 10 empresas medias que tengan y favorezcan a un mayor impacto social. Esto provoca una dinámica de empresariado que trabaja de manera aislada, sobre sus propios indicadores. Adicional, las empresas tequileras muchas son parte de corporativos internacionales, o sus corporativos están fuera del pueblo.

2.- El reto por sí mismo de la tecnología nos ha rebasado como sociedad. Basta con que visites cualquier ciudad de Estados Unidos o Europa donde puedes palpar con facilidad el uso tecnológico. El origen de las empresas tecnológicas en estos países como Skype, Facebook, Amazon, Uber, etc…  representa que la cultura está más susceptible al uso y desarrollo del sistema tecnológico y el lenguaje que esto conlleva: sincronización, trazabilidad, sustentabilidad, códigos, parametrización, etc… son de mayor uso coloquial en estas sociedades.  Esto representa un reto para nuestra cultura, que si bien aprecia la tecnología, apenas saber usar el 10% de sus equipos.

El gran reto del empresariado en Tequila es primero unir esfuerzos en conjunto. Micro, medianas y grandes empresas deben buscar un solo beneficio social: el cambio hacia la sustentabilidad y sostenibilidad del destino Tequila. Una vez que logremos sostener algo de común sentido entre todos, el siguiente reto será exponer a sus empleados, colaboradores y asociados lo que representa la tecnología en sus empresas, en otras empresas y en el destino.

Es importante resaltar que Jalisco, como estado es uno de los líderes a nivel nacional de la innovación y la tecnología. No solo del internet, sino también del Big Data, de la automatización, entre otros…. Es importante ver que el nuevo ciudadano (millenial o centennial) buscará antes de preguntar a una persona, preguntarle a una plataforma digital como facebook o google cualquier duda.

Los que promueven el gran cambio social siempre son el Gobierno y las Empresas. Ahora que gozamos del detonante del factor “Tequila” como producto, debemos invitar a nuestras tequileras y empresas turísticas a sumarse en el destino de Tequila. El gran reto será siempre, ser protagonistas, en conjunto, de los cambios que se merece nuestro producto estrella: el destino Tequila.


Francisco Cerrillos.

Empresario Gastronómico (1981) en Tequila Jalisco y en la zona agavera, liderando un negocio familiar con más de 30 años y consolidando su institucionalización e innovación constante durante los últimos 10 años de gestión. Con estudios en Maestría en Administración de Negocios por la UIC (2007-2008), Diplomado en Administración de Proyectos (2016), Diplomado en Costos (20015) y Diplomado en Impacto Empresarial Regional (2016). Participante de comités técnicos del Destino Tequila como “Ruta del Tequila”, Tequila Pueblo Mágico y Consejo Publico-Privado CODIT, Delegado actual (2015-2018) de Cámara de Comercio Zona Agavera y Consejero Fundador de CRIREGH (Consejo Regional de la Industria Restaurantera y Hotelería).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close
Close