fbpx

No todo es tecnología en las ciudades inteligentes.

Por Evodio Sánchez.

La vida digital es el resultado de la adopción y adaptación incesante de los humanos hacia la tecnología de la información, donde cada objeto común, casual e incluso barato en nuestros entornos diarios se esta preparando para ser inteligente en sus operaciones y ofertas a través de una serie de tecnologías de vanguardia. Todo tipo de dispositivo cotidiano (teléfono móviles, portátiles, electrodomésticos, dispositivos de mano, etc.) en nuestro medio tienen el poder sistemático de ser inteligentes en sus acciones y reacciones a través de un grupo de procesos de interconexión e instrumentación llenos de inteligencia y plataformas habilitadas de integración espontánea con aplicaciones de software y datos alojados de forma remota contribuyen en gran medida a transformar todo tipo de sistemas físicos para que sean cognitivos en sus capacidades de detección, interpretación, extracción de conocimiento, toma de decisiones y actuación (Raj and Raman, 2015).

Las innovaciones en la tecnología conducen colectivamente a una variedad de entornos más inteligentes como hogares, oficinas, manufactura, hospitales, establecimientos minoritas y gobiernos más inteligentes. Las ciudades inteligentes son un concepto general de varios de los entornos inteligentes mencionados anteriormente.

Las ciudades se están convirtiendo en los principales impulsores del crecimiento general de las naciones en todo el mundo. Son los principales centros de innovación y brindan abundantes oportunidades para diversas partes interesadas, incluidos inmigrantes, trabajadores calificados, innovadores, inversores, gobiernos locales y empresarios. Los establecimientos altamente visibles, como las universidades y los laboratorios de investigación, junto con grupos de industrias y trabajadores del conocimiento con educación superior con experiencia en la industria y tecnológica en las ciudades, son un buen augurio para la creciente relevancia de las ciudades para sus ocupantes.

Las ciudades son una revolución de actividades; acercan a personas y empresas; ofrecen “proximidad, densidad y cercanía”. El ingreso del trabajador urbano en EE. UU. supera el del rural en 30%, y los trabajadores en grandes ciudades son 50% “más productivos” que en ciudades pequeñas o zonas rurales. El creciente número de gente que viaja diariamente fuera de la ciudad muestra que hay ventajas urbanas más allá del trabajo, y que vivir en la ciudad ofrece tales beneficios que es mejor viajar a un empleo fuera de ella.

Las empresas y los establecimientos comerciales están más concentrados en las ciudades, lo que les permite ser los principales creadores de empleo y generadores de riqueza para sus habitantes. Las ciudades están obligadas a convertirse en los bloques de construcción más apropiados y en el área de enfoque clave para que las naciones se desarrollen apropiadamente. Las ciudades deben diseñarse para ser amables, habitables y sostenibles debido al apalancamiento inteligente y las inmensas contribuciones de tecnologías altamente robustas y resistentes.

Las ciudades del futuro van a ser elegantes y extremadamente conectadas y reconocidas, con gran sincronización y capacidad de TI y software intensivo. Los recursos de la ciudad inteligentes se compartirán de manera óptima. Las infraestructuras de las ciudades están siendo planificadas, ejecutadas, compartidas y mantenidas en base a las ecuaciones cambiantes de las expectativas de los pueblos. Por encima de todo, las ciudades de todo el mundo deben ser muy centradas en las personas, convergentes, sensibles y receptivas para cualquier eventualidad, hábilmente anticipada y activa, verde, ejemplarmente orientada al servicio, orientada a eventos, etc.

El método de transporte da identidad a las ciudades. En las ciudades con murallas antiguas (como Florencia o Jerusalén), las estrechas y sinuosas calles significan que los ciudadanos deben caminar, por lo que en esas callejuelas hay innumerables tiendas de menudeo. En la hacinada Hong Kong, los residentes viven y trabajan unos encima de otros. Los habitantes de las extensas Houston y Atlanta deben ir en auto a todas partes, pero todo ese recorrido no cambia un hecho crucial: el entorno urbano es más sano para el planeta. Los neoyorquinos usan menos gasolina per cápita que en otras ciudades estadounidenses.

Las ciudades enseñan valiosas lecciones: primero, debe desalentarse la propiedad de la vivienda con deducción fiscal por hipotecas y su enorme gasto de energía. Los pueblos no son más eficaces ni propicios para la salud que las ciudades. Las comunicaciones electrónicas no pueden reemplazar la interacción cara a cara y nunca lo harán. Las ciudades prosperaron primero como umbrales de transferencia entre distintos modos de vida. Piense en Constantinopla, ahora Estambul, en la encrucijada de Europa y Asia, y considere toda la energía e ideas intercambiadas por personas que nunca soñaron con conocerse. Independientemente de cómo avance la tecnología, las personas necesitan el entusiasmo y la inspiración del contacto: un comentario escuchado casualmente en una cafetería, una reunión de almas gemelas para leer un libro, una ovación común en un partido de fútbol; el mundo virtual no puede reproducir esas interacciones. Las zonas prósperas de las afueras y los suburbios son manantiales de enajenación bien conocidos: la dependencia del auto separa a los vecinos, pero codearse en el subterráneo o caminar entre la mezcla de ricos y pobres por la acera de una gran ciudad inspira ideas.

Hace mil años, tres grandes ciudades europeas, Sevilla, Palermo y Córdoba, eran islámicas. El califato llegaba del Oriente Próximo a Portugal y una red de comercio llevó ahí ideas de todos los rincones del mundo. Mientras Europa se reducía en la Edad Media, Venecia surgía como la puerta abierta a ideas orientales y el centro del mundo impreso: tantos eruditos de tantas naciones pasaron por ella o vivieron allí, que tenía más demanda de libros impresos que ninguna otra ciudad. Su naturaleza polifacética le permitió prosperar durante siglos.

En consecuencia, las técnicas, consejos y herramientas más nuevas y ágiles proporcionan explícitamente una base estimulante y sostenible para la generación de conocimiento, la corroboración, la correlación y la difusión. Por lo tanto, el concepto de la incubación de conocimiento es convertirse en una entidad común al aprovechar ingeniosamente todos los desarrollos significativos y astutos en el espacio analítico para que las ciudades estén cada vez más inspiradas en el conocimiento.

La tecnología de la información es útil para crear ciudades de conocimiento en todo el mundo. Las nubes se convertirán en la infraestructura de TI central y central para hospedar, administrar y entregar servicios, aplicaciones y datos urbanos centrados en las personas. Se implementarán plataformas de TI más unificadas para facilitar la formación y el mantenimiento de ciudades inteligentes. La transición a la arquitectura orientada al servicio (SOA) y la arquitectura dirigida por eventos ayuda a la prosperidad de las ciudades de muchas maneras. Es decir, además de la habilitación de la nube muy aplaudida, la habilitación del servicio va a ser un cambio de juego para que las ciudades del futuro sean intrínsecamente extensibles y sostenibles. La accesibilidad, la simplicidad y el consumo de los servicios de la ciudad se facilitan rápida y fácilmente a través de una creciente gama de interfaces intuitivas y naturales. Las plataformas de implementación de servicios se volverán omnipresentes y persuasivas también para simplificar y optimizar las implementaciones y mejoras de ciudades inteligentes. Los líderes, los funcionarios del gobierno, los funcionarios públicos y los burócratas eventualmente mostrarán un mayor interés en formular y formar las políticas correctas,  procesos adecuados y las prácticas de responsabilidad social para crear ciudades sustentables en largo plazo para el bien de sus habitantes.

El habitante de una ciudad inteligente ama las fuerzas históricas, culturales y económicas que forman sus ciudades, ama la posibilidad de fracasar o triunfar y ama el intercambio colaborativo de ideas y energía que sólo las ciudades pueden brindar. Las ciudades pueden llegar a ser más saludables para la gente, la economía y el medio ambiente que otros modos de vida si pone en práctica ciertos principios o factores.

Factores de éxito de una ciudad inteligente

  • Las ciudades prosperan cuando contienen numerosas empresas y residentes con diversas habilidades.
  • Suministrar agua potable y desechar la basura de forma ecológica.
  • Son capaces de crear energía limpia y ser sustentable en largo plazo.
  • La planeación de la ciudad permite a los habitantes trabajar cerca de la empresa, lo que implica menos gasolina per cápita.
  • Forman una cultura de movilidad inteligente que permite el uso compartido del transporte con preferencia a caminar o andar en bicicleta para transportarse.
  • Reaccionar y anticipar las inclemencias del tiempo.
  • Buscan un equilibrio entre ricos y pobres para disminuir la desigualdad y con ello disminuir la delincuencia y corrupción.
  • Usa la tecnología de la información para alcanzar un mayor nivel de vida entre sus habitantes.

El éxito de toda ciudad depende de dos indicadores básicos de salud y civilización: debe suministrar agua potable y desechar la basura sin causar daño. Las urbes de los países en desarrollo deben reconocer esas dos tareas como sus metas más cruciales; tristemente, la mala infraestructura y la corrupción se interponen en su camino. El agua potable determina la seguridad de una ciudad: los brotes regulares y continuos de cólera plagaron Londres hasta 1854, cuando el médico John Snow descubrió que empezaban en los barrios pobres. Examinó Londres “calle por calle” y entrevistó a los habitantes de barrios bajos; descubrió que el cólera se concentraba en torno a una bomba de agua pública. En esa época, la ciencia sabía poco de infecciones transmitidas por agua, así que Snow no vio la relación, pero sí observó que quienes vivían cerca de la bomba, pero bebían cerveza en vez de agua, raramente contraían cólera. El problema se acabó cuando el municipio clausuró las bombas insalubres. La corrupción es el mayor impedimento para tener agua potable y buen alcantarillado. Generalmente, a medida que aumenta el número de gente con educación, la corrupción disminuye. Una ciudadanía educada se cuida mejor y depende menos del servicio local suministrado por una organización corrupta. Cuando el poder de la corrupción urbana disminuye, los servicios se amplían a los barrios pobres. A principios del siglo XX, la alcaldía de Nueva York combatió a la corrupta fuerza policiaca y otros organismos sospechosos antes de limpiar calles y cambiar el drenaje; logró mejorar la salud en los barrios pobres (Glaeser, 2011).

Ciudades ecológicas

Las ciudades inteligentes son más ecológicas, las ciudades son mejores para el medio ambiente. Jane Jacobs, importante urbanista, afirmaba que reunir gente en edificios altos que ocupen poco espacio, y en sitios donde pueda ir caminando al trabajo, causaría menos daño al medio ambiente que extender la ciudad a áreas adyacentes. La vida en áreas de poca densidad (suburbios y pueblos) exige mayor uso del auto. Las casas unifamiliares usan más electricidad que los edificios multifamiliares y dejan mayor huella de bióxido de carbono por persona, y las regiones urbanas costeras y del noreste de EE. UU. usan menos electricidad que el resto del país. Si las poblaciones emergentes de India y China (donde “tendrán lugar los combates más importantes sobre desarrollo urbano en los próximos años”) reproducen el modo de vida estadounidense, las aguarda un desastre ecológico. La densidad es un factor crucial del consumo de gasolina. La gente recorre más kilómetros en auto, no para ir al trabajo, sino para hacer encargos o compras y recoger a los niños de la escuela. Los habitantes de la ciudad hacen esas tareas a pie o en transporte colectivo, que es mucho más eficaz y ecológico que los autos, pero sólo funciona en las ciudades.

Conclusión

Las ciudades inteligentes abren nuevas oportunidades para que individuos, innovadores e instituciones contemplen y hagan cosas diferentes para el mejoramiento de las sociedades y las comunidades. Las ciudades deben cambiar su estructura y comportamiento notablemente para que se ajusten de manera convincente a los ideales claramente identificados y articulados del mundo más inteligente, la visión que se proclama y persigue con vigor y rigor por parte de las principales compañías de TI en la actualidad. Esta increíble y duradera noción del mundo más inteligente se presenta como el siguiente paso lógico por parte de los creadores de tecnología y proveedores de servicios mundiales para ser relevantes en su largo y arduo viaje. Hay varios impulsores y motivadores claves para la creciente popularidad de este concepto de cambio de juego como una serie de desarrollos y avances decisivos en forma de una creciente comunidad de tecnologías de realización que se están desplegando para simplificar el camino hasta ahora desconocido hacia la transformación desafiante. Las ciudades inteligentes, como un componente notable del mundo más inteligente, ocupan una posición importante y venerable en el viaje.

Referencias

  1. Glaeser, E.L., 2011. Triumph of the City: How our greatest invention makes us Richer, smarter, reener, healthier, and happier. Penguin Group, USA.
  2. Raj, P., Raman, A.C., 2015. Intelligent Cities: Enabling tools and technology. CRC Press. Taylor & Francis Group, FL, USA.

Evodio Sánchez

20 años de experiencia en Estrategias de Negocio, Administración de Tecnologías de la Información y Business Intelligence para empresas de primer nivel en México, con habilidades como: Creación de modelos de negocio para incrementar la rentabilidad, Desarrollo de estrategias de responsabilidad social para aumentar los beneficios económicos, ambientales y sociales, Resolución de problemas, Comunicaciones, Ventas, Análisis, Equipos de trabajo, Atraer talento, Riesgo y Juicio en toma de decisiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close
Close