La inteligencia en la complejidad económica.

Photo by AbsolutVision on Unsplash.

Por Federico de Arteaga.

La inteligencia se basa en el conocimiento que hay en una sociedad. Como expresan  Hidalgo y Hausmann (2009): “La Complejidad Económica es una medida del conocimiento en una sociedad tal como se expresa en los productos que fabrica. La complejidad económica de un país se calcula en función de la diversidad de las exportaciones que produce un país y su ubicuidad, o el número de países que pueden producirlas (y la complejidad de esos países)”.

Por tanto, los países que son capaces de mantener una amplia gama de conocimiento técnico y productivo vinculados a la generación de productos complejos que exporta, son los que tienen conocimiento más intensivo en determinados clusters.

El Índice de complejidad económica (ECI).

El Índice de Complejidad Económica (ECI, por sus siglas en inglés)[1] es una medida de la intensidad relativa de conocimiento de una economía. Es el conocimiento es tácito por lo que es más difícil de transmitir,  pero es el que está embebido en esa sociedad o industria.

También se lo ha definido como “una medida de la sofisticación de las capacidades productivas de un lugar basada en la diversidad y la exclusividad de sus sectores productivos o sus exportaciones”.

Hay evidencias a este respecto que expresan (Hausmann e Hidalgo, 2014):

  1. A mayor diversificación de productos mayor desarrollo;
  2. A mayor índice de complejidad de productos mayor sofisticación tecnológica;
  3. A mayor índice de complejidad económica mayor producto bruto interno per cápita y mayor complejidad de productos y
  4. A mayor índice de complejidad económica mayor competitividad en las exportaciones de productos sofisticados y mayor diversidad.

Comprender la complejidad económica y crear medidas cuantitativas que la capturen puede ayudar a iluminar el camino del desarrollo económico. La sofisticación proporciona métricas objetivas para el nivel de desarrollo industrial de un país y puede informar la toma de decisiones estratégicas, como la sofisticación de los productos que un país exporta actualmente su relevancia para su desarrollo futuro.

Como ejemplo al año 2017 los 5 países con mayor ECI fueron:

  1. Japón
  2. Suiza
  3. Alemania
  4. Singapur
  5. Suecia

La economía de México tiene un Índice de Complejidad Económica (ECI) de 1.1, lo que lo convierte en el 21er país más complejo de 150. México exporta 182 productos con una ventaja comparativa revelada (lo que significa que su participación en las exportaciones globales es mayor que la que se esperaría del tamaño de su economía de exportación y del tamaño del mercado global de un producto).

Siguiendo a Hidalgo (2009)[2]; otros elementos a tener en cuenta son:

  1. El papel del gobierno en la política de un país;
  2. Las economías son sistemas evolutivos complejos, en los casos en que esta complejidad esté presente, el buen gobierno y las instituciones podrían ser todo lo que se necesita para estimular el desarrollo de capacidades y crecimiento económico.
  3. En economías complejas, el sector privado tiene una base sólida para impulsar la economía.

La complejidad por tanto es una medida del conocimiento. Por supuesto, las ciudades no están ajenas a esta lógica de complejidad. Lo que hasta ahora no se ha hecho es diseñar indicadores que reflejen estos conocimientos que tácitamente ya están en sus códigos postales.


[1] http://atlas.cid.harvard.edu/learn/glossary

[2] The Dynamics of Economic Complexity and the Product Space over a 42 year period

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close
Close