Certificación de ciudades y sustentabilidad.

Libro: Imaginando las ciudades del futuro.

Por Alicia Silva, Vicepresidenta de Certificación de Ciudades y Sustentabilidad.

Objetivos de la Vicepresidencia:

Transformar la forma en la que se diseñan las ciudades para que el tema de la sustentabilidad sea primordial en todas las agendas ciudadanas.

Enfocar los esfuerzos de sustentabilidad para lograr implementaciones efectivas que logren una mejor calidad de vida, resiliencia y adaptabilidad asegurando así estrategias para un mejor futuro en las ciudades mexicanas.

Crear planes con expertos que se adapten a las necesidades de las ciudades mexicanas y sus temas prioritarios en sustentabilidad.

El reto de la sustentabilidad en las ciudades

La sustentabilidad es un tema fundamental en el diseño y en la implementación de estrategias de planeación en las ciudades. De acuerdo con las previsiones, para el 2050 el 70 por ciento de la población vivirá en ciudades por elección propia, de su planeación y resiliencia dependerá la calidad de vida de sus habitantes. Las ciudades son centros energéticos de los países, en ellas suceden las mayores interacciones de la población y su alta concentración de personas implica un alto compromiso y responsabilidad porque lo que se hace en ellas afecta positiva o negativamente a un mayor número de personas.

En términos económicos, el desarrollo de las ciudades ha sido impresionante ya que representa aproximadamente el 80 por ciento del GDP global, esto quiere decir que son los centros económicos, de comercio y donde se genera la mayor parte de la riqueza de los países. Es por ello que atraen a tantas personas a disfrutar de esa bonanza cuando el cambio climático empieza a golpear más lugares y a exponer a la gente a más inclemencias del tiempo; las ciudades se vuelven estos oasis de resiliencia, donde la gente se junta y resuelve, donde suceden los cambios y se genera la cultura.

Incorporar en la planeación de las ciudades temas de sustentabilidad apoya su desarrollo más armonioso, y esto tiene una consecuencia  directa ya que la calidad de vida de sus habitantes mejorará al ser considerados los temas de sustentabilidad. ¿Quién quiere vivir en una ciudad contaminada? ¿Quién quiere vivir en una ciudad insegura? ¿Quién puede ordenar todos estos problemas para que más gente pueda vivir en armonía?

Todos estos retos hacen que la sustentabilidad, sus lecciones y sus herramientas se vuelvan temas fundamentales que deben ser incorporados a la planeación.

Los temas que hemos visto a lo largo de los últimos años como movilidad, infraestructura, edificación, servicios, espacio público, seguridad, calidad del aire, etc., son todos transversales y se afectan entre sí, y afectan también la vida de las ciudades.        Elevar la calidad de los servicios, revisar mejores prácticas y hacer el plan de ruta de cada ciudad son algunos de los retos más grandes de estos tiempos. Son muchos los esfuerzos que se han ido desarrollando, y muchas las herramientas que ayudan a hacer implementaciones y planes; sin embargo, muchas de estas herramientas y esfuerzos por lograr una coordinación y un orden están separados y son responsabilidad de diversas instancias de gobierno que muchas veces no se comunican entre sí.

La ciudad no es posible sin la unión de los diferentes sectores trabajando en conjunto; la ciudad es el lugar donde lo público y lo privado se juntan y donde no queda de otra más que trabajar juntos.

El crecimiento tan rápido que tienen muchas ciudades hace difícil su planeación. Normalmente el gobierno tiene que usar recursos escasos y tratar de organizar y resolver los problemas más apremiantes de la población, intenta  poner de acuerdo a diferentes instituciones que tienen que apoyar en el diseño de las políticas públicas de las ciudades y analizar cómo esas decisiones repercuten en una mejor calidad de vida a sus ciudadanos. Por otro lado, la iniciativa privada exige mejor infraestructura y prever las necesidades que van surgiendo de la interacción de sus ciudadanos. Muchos desarrolladores prefieren invertir en mejorar ciertas zonas de la ciudad para que la plusvalía apoye el rendimiento de alguna inversión. Es por ello que la comunicación intersectorial y ponerse de acuerdo son piezas fundamentales para la implementación de las estrategias sostenibles que requieren los centros urbanos.

Del diseño de las ciudades dependerán muchas cosas en nuestro futuro. Por ejemplo, la manera de trabajar, de hacer ejercicio, de jugar, de usar o no la infraestructura, y todo esto es una maraña de prioridades que son distintas en cada una de las ciudades que conocemos.

La certificación de ciudades sustentables

Para el IMCISS la certificación de ciudades y la sustentabilidad son dos temas que van de la mano en la creación de ciudades inteligentes. Mientras el diseño de ciudades debe ser sostenible en el pensamiento que lo genera, las acciones que deben implementarse deben ser sustentables, conclaves claros de implementación. El objetivo último de cualquier ciudad siempre debería ser la calidad de vida de sus habitantes; el  centro de la ecuación y del reto objetivo deben ser las personas que habitan las ciudades y su calidad de vida.

Desde el inicio del movimiento verde, la sustentabilidad en edificios ha sido un tema que ha avanzado la industria de la construcción. Muchas lecciones se han aprendido de esa implementación de la sustentabilidad en edificios y comunidades y de esta experiencia nacen muchas herramientas que se pueden cambiar de escala permitiendo grandes avances para el desarrollo de la ciudad sustentable e inteligente que queremos lograr.

Lo que analizaremos en el IMCISS es la certificación LEED para ciudades donde se une la sustentabilidad a la ciudad inteligente haciendo uso de las herramientas desarrolladas por el USGBC (Consejo Estadounidense de la Edificación Verde). Se analizaron muchas herramientas y evaluaciones de ciudades y creemos que esta certificación resuelve muchos de los retos y problemas enfrentados anteriormente y nos permite hacer una hoja de ruta medible con desempeños y objetivos claros haciendo una lista de prioridades muy específicas para cada ciudad.

El objetivo del USGBC es transformar las comunidades para tener espacio ambientalmente amigable, con salud para sus habitantes; ahora muestra cómo se ve una ciudad LEED y cuáles son los pasos, las acciones y las mediciones para lograrla. Ya existen más de siete ciudades certificadas; cada una con sus particularidades pudo hacer su hoja de ruta y aplicar herramientas comprobadas de expertos para lograr su certificación y mejorar la calidad de vida de sus habitantes al entender sus retos y lo que hacía falta para resolverlos.

LEED para ciudades

En el 2017 el USGBC lanza la certificación de forma piloto de LEED para ciudades. Una ruta clara de cómo hacer de tu ciudad un lugar ambientalmente amigable, saludable para todos sus residentes, con ejemplos de cómo se deben hacer las cosas nacional e internacionalmente. Lo más importante de esta herramienta es que permite a las ciudades medir dónde están, y ver estrategias de mejora del desempeño en las diferentes áreas de la sustentabilidad. Muchas veces estas implementaciones utilizan tecnología, ya sea para sus ciudadanos como para los negocios que están en las ciudades. Lo importante es enfocarse en los resultados y en las mejoras, así como en los esfuerzos continuos de la implementación de sustentabilidad.

Las ciudades son las aglomeraciones de personas más importantes que tenemos, es por eso que verificar las acciones que se deben de llevar para certificarlas es fundamental  para poder lograr resultados que se reflejen en ciudades con calidad de vida.

Las smart cities de hoy necesitan una plataforma para poder ser inteligentes para todas las personas y transformar verdaderamente cómo se vive una ciudad.

Una de las herramientas más importantes para la certificación LEED de ciudades es la plataforma ARC. Esta herramienta tecnológica está definitivamente revolucionando la manera en que se planean, desarrollan y operan las ciudades. Con esta herramienta las ciudades pueden medir y gestionar diversos temas como el consumo de agua, el drenaje, el uso de la energía, la gestión de residuos, el transporte y la experiencia humana.

Razones para certificar tu ciudad

La certificación LEED para ciudades muestra un nuevo nivel de liderazgo para las ciudades a lo largo del mundo; desde una alcaldía, un pequeño pueblo o una ciudad del tamaño de la Ciudad de México pueden ser certificadas usando la misma herramienta de desempeño con pasos claros para lograr avanzar en los temas específicos de cada ciudad. La herramienta permite ver desde iniciativas sectoriales hasta ayudar con la comunicación de los avances y mejoras continuas de los temas en los que se va trabajando, porque es una herramienta que funciona en tiempo real conectada a sistemas de bases de información: esto permite que tanto los residentes como los negocios o los visitantes pueden estar atentos a los avances de los compromisos sustentables adquiridos por su ciudad.

Para un alcalde, por ejemplo, mantener un registro y reportes claros de cómo cada una de las instituciones se puso de acuerdo en los compromisos y cómo cada quien va reportando lo que avanza, es como tener de una simple mirada toda la información a la mano de todos los sectores y actores relevantes de la ciudad, manteniéndolos responsables de los compromisos adquiridos y de los tiempos de resolución a los cuales están siendo llamados.

Esta claridad se apoya en el establecimiento del liderazgo de la alcaldía, pues transparentan sus procesos, sus objetivos y sus logros. Además, como es una herramienta internacional, más ciudades estarán reportando con los mismos estándares y con objetivos parecidos para demostrar el liderazgo o el camino necesario para elevar la calidad de vida. Ver que otros lo logran, con retos parecidos, abre camino para nuevas ideas que, al implementarlas, ayuden a lograr el objetivo en común, un mundo más sostenible para el futuro de todos.

La implementación de LEED como estándar de la ciudad apoya a subir el desempeño en áreas muy específicas y relevantes para demostrar las estrategias de sustentabilidad. El objetivo es reducir el consumo energético, la gestión del agua, de los residuos generados por la ciudad, controlar la contaminación y el bióxido de carbono en la escala de ciudad y en su momento, implementar las estrategias que permitan mejorar cada uno de estos temas usando una red global de aprendizaje desarrollada específicamente para los retos de la ciudad.

Los alcaldes pueden empezar con métricas simples para obtener resultados rápido, e ir incrementando temas y métricas a medida que la ciudad se va familiarizando con los procesos y más partes interesadas se suman al esfuerzo que se hace con este tipo de iniciativas. El programa funciona en diferentes escalas, se pueden enfocar los esfuerzos en un distrito en específico convirtiéndolo en un Eco-distrito, que puede ser una colonia, un barrio o un sector de la ciudad. Lo importante es que la flexibilidad de la herramienta ayuda a que se tracen claramente sus límites y se puedan implementar las métricas a cualquier nivel.

El objetivo es mantener los esfuerzos en los temas seleccionados para que posteriormente puedan ser escalados e implementados por más municipios o por toda una ciudad del tamaño de la CDMX.

Uno de los retos más grandes de la sustentabilidad y de la creación de políticas públicas es ponerse de acuerdo y mantener a los participantes interesados e involucrados en las implementaciones. A veces, en México pareciera que la gente solo quiere aparecer en la foto. Pero esta herramienta está diseñada para no perder el enfoque.

Existen muchas iniciativas que se están sumando a este esfuerzo que se usaban para medir  las ciudades, programas como el Carbon Disclosure project, STAR communities, el ISO 37120, C40 para ciudades o ICLEI´s clear Path and Heat+tools, así como la agenda de desarrollo sostenible del 2030, todo está siendo incorporado a esta plataforma para que sea medido por la misma herramienta.

Se trata que todos se sienten a la mesa y puedan ponerse de acuerdo con una herramienta que permite transparencia. Cuando todos se dan cuenta que cada quien va avanzando en sus temas, se crea una sinergia importante y especial pues la herramienta permite ver quién está entregando resultados y mejorando, y quién no. En todos los años de experiencia que me ha tocado trabajar en la certificación de edificios, esto ha sido algo que más que cohibir ha inspirado a los equipos a dar su mejor esfuerzo.

Aquí lo importante son las interacciones entre gobierno, organizaciones sin fines de lucro, asociaciones civiles, servicios como CFE, Conagua y los creadores de política pública sobre ciudades, con el sector público y privado en la misma mesa abordando los retos de cada ciudad.

Ponerse de acuerdo no siempre se logra tan rápido como se quiere, sin embargo la presión que pone el cambio climático, los temblores, climas extremos y retos ambientales hacen que estos procesos se aceleren al volverse un tema de resiliencia.

Actualmente, el programa se aplica en ciudades existentes y se rige con el modelo utilizado en LEED para edificios existentes, su operación y mantenimiento; las lecciones aprendidas de ese programa, las estrategias y los créditos se evalúan de acuerdo con el desempeño real y se analizan en la plataforma de ARC.

Nuevas ciudades

Los nuevos desarrollos por las actividades económicas también son otra gran oportunidad para la certificación de ciudades inteligentes y sustentables. Hay muchas ciudades que se están construyendo, sobre todo en mercados emergentes como es nuestro país, y estos desarrollos tienen un gran impacto en la vida de los próximos habitantes, por lo que las consideraciones ambientales afectarán cómo se desempeñan y cómo involucran a su gente.

Por esta razón, a partir de abril de 2018 se aprobó el programa para hacer precertificación de estas ciudades y de inmediato se vio la participación de diferentes autoridades, como la nueva ciudad alrededor del aeropuerto de Pekín. Lo importante de esta herramienta es que evita la duplicidad de esfuerzos y coordina un objetivo común a través de una plataforma unificadora, que permita sentar a la misma mesa a todos los actores relevantes y les permita discutir y demostrar su desempeño desde su trinchera.

El sistema de evaluación

El programa consiste en atender ciclos completos del desarrollo de las ciudades, desde un plan maestro, el diseño y la construcción así como todas las fases operacionales de las ciudades existentes. Los requerimientos se alinean en todas las fases y se comienzan a definir las prioridades, los alcances con datos fuertes para fundamentar cada avance donde la plataforma sirve en tiempo real para demostrar avances y además poder compararlos con los de diversas ciudades del mundo.

Hay dos sistemas de evaluación para ciudades:

—LEED para ciudades y comunidades: Plan, Diseño y Desarrollo para nuevas ciudades y comunidades que se encuentran en etapa de Plan Maestro.

—LEED para ciudades  y comunidades de ciudades existentes donde lo importante es el desempeño que se tiene que rectificar con compromisos en un periodo de tres años.

Lo importante es que LEED para ciudades está alineado con los objetivos de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas así como con los tres pilares de la sustentabilidad, lo que le permite a los alcaldes, gobernadores y dirigentes lograr los objetivos de desarrollo que se persiguen globalmente mientras se respeta la parte social, ambiental y económica de las ciudades.

Un tema importante que fundamentamos al principio de este artículo es el futuro de las ciudades. Para lograr un futuro que promueva una mejor calidad de vida para todos es fundamental alinear objetivos y trabajar interinstitucionalmente para lograrlos. Es primordial atender conceptos como carbono neutral, gestión positiva de agua, residuos cero, tránsito orientado a los seres humanos de manera equitativa, conexión a través de plataformas tecnológicas, economía circular, entre otros. Y solo se va alineando con programas como LEED, pero que ahora son parte de los programas de LEED.

Es decir, la experiencia de años ha demostrado que es escalable y exitoso en la aplicación. Otra de las cosas maravillosas de LEED para ciudades es que integra varios de los programas que administra el GBCI (Green Business Certification INC), programas como LEED, STAR, Sites, PEER y LEED para estaciones de tránsito, TRUE para gestión de residuos e incluso EDGE.

La curva de aprendizaje ya está dada al usar créditos y prerrequisitos en formatos conocidos por los consultores y ambientalistas, en los que se otorgan créditos con respecto a los logros de cada categoría, y todo administrado de forma transparente con la plataforma de ARC.

La lecciones aprendidas de los edificios son los fundamentos del desarrollo de las mejores prácticas; es decir, el proceso de consenso, de uso de expertos para desarrollar el programa, de cómo imparta el desarrollo de políticas y regulación a cada parte del proceso permitió acelerar lo que se logró con la certificación de LEED para ciudades.

 Una de las cosas más valiosas es la utilización de los datos

México, por ejemplo, cuenta con un sistema de información envidiable pero poco utilizado por la mayoría de la gente. Los datos del ingenio permitirían que la plataforma funcionara más rápido y los datos de los procesos enriquecerían el mismo trabajo del INEGI, así como las tendencias en México de los edificios verdes ha afectado a todos los sectores de la construcción de forma positiva.

Es momento de inspirar a las ciudades a adoptar sustentabilidad, desde cada uno de sus edificios, sus espacios públicos e infraestructura, y con los datos duros y de manera viva ir mejorando las ciudades, demostrando el liderazgo de cada uno de estos esfuerzos.

Se pretenden atender 100 puntos a través de 6 categorías

Categoría 1. Sistemas naturales y ecología

Categoría 2. Transporte y uso de la tierra

Categoría 3. Eficiencia en agua

Categoría 4. Energía y emisiones

Categoría 5. Materiales y recursos

Categoría 6.  Calidad de vida

Existirán además 10 puntos en la categoría de innovación y prioridades regionales; se anexan las score cards de LEED para ciudades nuevas y para ciudades existentes.

Este es un momento crucial en la historia de nuestro país,  hoy más que nunca la sociedad civil debe participar con el gobierno para lograr el país que queremos. Por eso necesitamos líderes que estén dispuestos a tomar el reto de la certificación de ciudades.

Esperamos que el IMCISS sea una fuerza inspiradora para lograr mejores ciudades a través del uso de nuevas tecnologías probadas de implementación en la sustentabilidad y en las ciudades inteligentes.


Indice Libro: Imaginando las ciudades del futuro.


Bibliografia

LEED for cities USGBC https://new.usgbc.org/leed-for-cities

Guide to LEED Certification: Cities and Communities Pilot, USGBC 2018

https://new.usgbc.org/cert-guide/cities-communities

5 Things You Will See in the Future of “Smart City”

https://interestingengineering.com/5-things-you-will-see-in-the-future-of-smart-city


Alicia Silva. 

Es fundadora y directora de Revitaliza Consultores®, una de las compañías de mayor experiencia en certificaciones y consultoría sustentable para edificaciones de alto rendimiento en América Latina, con oficinas en la Ciudad de México. Tiene maestría en Administración de Empresas Socioambientales por la UMA (Universidad del Medio Ambiente) y es arquitecta por la Universidad de las Américas de Puebla. Tiene experiencia de más de 20 años en negocios y en la  industria de la edificación sustentable y de alto desempeño. Participa activamente en el diseño de proyectos icónicos de comunidades y ciudades poniendo siempre la sustentabilidad como un prerrequisito básico.  Con más de 25 certificaciones LEED, ha participado en más de 60 proyectos vigentes en México, Perú, España, Colombia y Venezuela, y apoya a sus clientes a incrementar el valor de sus inversiones en la industria de la edificación y desarrollo de comunidades,  capitalizando los resultados obtenidos de sus equipos. En 2015 fue galardonada con el premio a las 20 Mujeres que cambian el panorama de la Sustentabilidad en el Mundo por la revista GB&D y el USGBC®, premio otorgado en 2014 a Hillary Clinton.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Leer también

Close
Close
Close