fbpx

Destino turístico e inteligente a partir de datos en el espacio.

Por Stephanie Tello.

La acelerada revolución de las tecnologías de la información y la comunicación en el transcurso de las últimas tres décadas ha propiciado una profunda transformación en el turismo, lo que ha impactado en el conjunto de actividades económicas, estructuras turísticas, empleos, empresas y sistemas de alojamiento y de transporte, razón por la cual hoy en día las políticas turísticas deben considerar el potencial existente en los datos a nivel espacial que se generan en los destinos.

El análisis de datos en el espacio se apoya en una representación abstracta de la realidad a partir de mapas, cuya principal función consiste en simplificar un gran volumen de información y conceptos complejos con el objetivo de identificar y descifrar patrones en el territorio. Lo anterior permitirá afrontar los nuevos retos y diseñar estrategias en el contexto actual, a partir de datos que permitan monitorear las actividades, identificar flujos y descifrar las preferencias del visitante.

En el desarrollo de un destino turístico inteligente como Tequila, las inversiones que beneficien tanto a los residentes como a los turistas serán priorizadas, por lo que es necesario partir de una visión de largo plazo a través del análisis de la información en las dimensiones temporal y espacial para asegurar la rentabilidad y la sostenibilidad del destino ante un turista hiper-conectado e hiper-informado en el territorio.

De la ciudad al destino inteligente

En el año 2004, surge en el Ministerio de Industria en España la estrategia de Ciudades Digitales, término que evolucionaría hasta llegar a conformar lo que es hoy el concepto de Smart City, ciudades que basan su operación en el uso intensivo de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TICs) para la prestación de servicios públicos de alta calidad, seguridad, productividad, competitividad, innovación, emprendimiento, participación, formación y capacitación. La reproducción de este imaginario está sirviendo para establecer la agenda económica mundial de los próximos años y ha captado ya la atención de empresas, centros tecnológicos, decisores públicos, medios de comunicación, organizaciones sociales y ciudadanos en general presentándose como el concepto a partir del cual construir el futuro de la actividad turística a nivel global.

Los destinos turísticos están inscritos dentro de la ciudad o centro de población que los acoge, por definición, un sistema de sistemas hechos por el hombre en un espacio determinado que los concentra y permite la interacción de unos con otros. Por su naturaleza, el turismo forma parte del sistema económico de la ciudad, lo que necesariamente lo vincula con los sistemas de servicios gubernamentales, de educación, de seguridad pública, de salud, de transporte, de energía y de servicios públicos.

Cuando hablamos de un mundo inteligente, los destinos turísticos requieren infundir inteligencia a la forma en la que funciona la actividad a partir de dos grandes pilares: Disponer de los medios necesarios para medirlo todo y estar interconectado en el tiempo y el espacio a partir de una gran variedad de dispositivos. Los datos nos permitirán identificar las prioridades y maximizar el valor de los destinos a partir de la implementación de prácticas innovadoras que están poniendo en marcha los líderes globales de la mano de la tecnología.

Configuración territorial de un destino turístico inteligente

La palabra clave en un destino turístico inteligente es la innovación, es decir, el destino se consolida sobre una infraestructura tecnológica de vanguardia, que garantiza el desarrollo sostenible del territorio turístico, mismo que facilita la interacción e integración del visitante en el entorno e incrementa la calidad de su experiencia en el destino. En este escenario, el análisis espacial a partir de la gestión de una gran cantidad de datos permite identificar correlaciones espaciales que juegan un papel definitorio en la toma de decisiones estratégicas en el diseño del producto turístico y la experiencia en el territorio.

La oferta y la demanda turística provoca que la competitividad individual de las empresas del sector esté subordinada a la competitividad colectiva del propio destino, con lo que la creación y consolidación de corredores y clusters turísticos en los destinos inteligentes se presenta como un instrumento válido cuando las empresas que los componen se pueden aprovechar del equilibrio que debiera existir entre la cooperación y la competencia, con el fin de explotar las correspondientes ventajas competitivas y de localización.

El desarrollo de los destinos inteligentes a partir de una política de desarrollo local y de inclusión al desarrollo turístico a escala en el territorio, permitirá canalizar una diversidad, complejidad y continuidad de acciones y compromisos de diferentes actores para la promoción, el surgimiento y consolidación de nuevos productos turísticos, respondiendo a los cambios en la oferta y las expectativas de los turistas que viven en la era digital e incrementando la calidad de vida de los residentes a través de la creación de valores innovadores y nuevas oportunidades de negocio.

Tequila como destino turístico inteligente

Hoy en día podemos instrumentar la medición y monitoreo del comportamiento de los datos a través de sensores en el territorio, estos a su vez interactúan y se comunican con la población, objetos y sistemas gracias a la hiper-conectividad para finalmente, desarrollar “inteligencia” a partir de un gran volumen de datos que permiten detectar patrones en el espacio para situaciones concretas antes de que sucedan. Para hacer posible que Tequila se consolide como un destino turístico inteligente, es necesario partir de tres premisas fundamentales: Crear innovación para mejorar las condiciones de funcionamiento de la infraestructura obsoleta, atraer inversión para disminuir el presupuesto para su funcionamiento, vincular a la comunidad a la actividad turística local y promover la sostenibilidad en el desarrollo del modelo territorial y de negocio.

En este momento se está realizando en Tequila un análisis de flujos representativos a partir de una referenciación geográfica de la actividad económica clasificada por tipo de giro en diferentes sectores de la ciudad; La clasificación se realizó con base en el tipo de flujo que generan los giros identificados como comerciales con un flujo variable y que funcionan como zonas de tránsito, de servicios con un flujo constante que requiere la permanencia del visitante y el de oficinas, con flujo y volumen constante en horarios definidos. Con la información y ubicación de los giros fue posible realizar el modelado espacial y conversión de los datos en rásteres basados en celdas para calcular la densidad de las unidades económicas de los diferentes giros dentro del área de estudio y a partir de sus funciones de densidad, determinar su área de influencia.

El procesamiento de los datos permitió delimitar las zonas de concentración e influencia a escala individual y posteriormente, las zonas núcleo o más representativas de cada tipo de giro, además de que fue posible identificar con claridad los patrones de asociación entre la ubicación de los giros, el volumen de flujo captado y la tendencia de distribución en el territorio. A partir del análisis de la información anterior, se está trabajando en la implementación de una estrategia general que permitirá incentivar la formación y consolidación de corredores y clusters diferenciados al interior de Tequila para explotar al máximo las ventajas competitivas y de localización en el desarrollo sostenible de la actividad turística sin saturar el destino.


Stephanie Tello

Urbanista egresada de la Facultad de Arquitectura de la UNAM con diploma del Instituto Latinoamericano y del Caribe de Planificación Económica y Social en Políticas e Instrumentos del Ordenamiento Territorial. Ha participado como ponente en congresos nacionales e internacionales sobre suelo urbano, arquitectura y medio ambiente. Fungió como Directora de Promoción Nacional en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y actualmente es Directora de Análisis Territorial en Brain Analytics and Innovation.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close
Close