fbpx

Frontera del Conocimiento.

Libro: Imaginando las ciudades del futuro.

Por Manuel Zamudio.

Introducción.

Dice Javier Foubert que “la mejor manera de predecir el futuro es crearlo”, mensaje con el que me siento altamente identificado y que me ha motivado desde hace más de dos décadas para representar y colaborar con una empresa, insatisfecha en el statu quo, dedicada a la investigación y desarrollo, y su  resultado ha sido una constante innovación enfocada a la construcción de un mundo más inteligente y seguro. Por ello, me permito hacer algunas interpretaciones de las definiciones del término “Fronteras del Conocimiento”, como la permanente inquietud que nos impulsa a querer conocer el futuro próximo en los campos relacionados, en este caso, las Ciudades Inteligentes, Seguras, Sostenibles y Sustentables, a partir de la actualidad y las perspectivas de las ramas del conocimiento más características de nuestra época.[1]

El Instituto Mexicano de Ciudades Inteligentes, Sustentables y Sostenibles (IMCISS) se ha dado a la tarea de discutir las ideas y desarrollar los conceptos que optimicen los procesos y la infraestructura en beneficio de la gente. “Una búsqueda en los límites, en las fronteras. Tierra de nadie, donde todo cambia, sin cambio aparente”,  Antonio Algaba.

El documento incluye distintas aportaciones de múltiples visionarios, considerando tecnólogos, pero también usuarios comunes. La tecnología mencionada en estas notas ha sido desarrollada por empresas de países nórdicos, que se han caracterizado por sus logros en hacer más habitables sus ciudades, y hoy son una referencia de mucha importancia al generar modelos replicables y están siendo adoptados exitosamente en ciudades de países de economía emergente, como la India, Brasil y México.

¿Qué diablos es una ciudad inteligente?

Stefan Alfredsson

A pesar de la exageración global de las ciudades inteligentes, con titulares diarios sobre nuevos proyectos de ciudades inteligentes, de que las ciudades compiten por ser las más inteligentes y los gobiernos de todo el mundo invierten miles de millones en ciudades inteligentes, con frecuencia escucho a alguien decir: “Pero ¿qué diablos es una ciudad inteligente?”.

Hoy, muchos de nosotros recurrimos a Google para encontrar respuestas rápidas, y al buscar en Google esta pregunta específica, uno de los primeros resultados es el de Wikipedia, que actualmente resume una ciudad inteligente como “un área urbana que utiliza diferentes tipos de dispositivos electrónicos, sensores de recopilación de datos para suministrar información que se utiliza para administrar activos y recursos de manera eficiente”.

Otro diccionario en línea define una ciudad inteligente como: “Un área urbana desarrollada que crea un desarrollo económico sostenible y una alta calidad de vida al sobresalir en múltiples áreas clave; economía, movilidad, medio ambiente, personas, vivienda y gobierno”.

Hay una amplia gama de respuestas para la pregunta “¿qué hace una ciudad inteligente?”. Como se muestra en el siguiente diagrama, hay muchos factores potenciales que pueden contribuir a que una ciudad se considere “inteligente”, y la siguiente lista no es exhaustiva, se puede buscar en línea y se encontrarán varios diagramas similares, cada uno con un ligero ajuste en el mapa, ecosistema de la ciudad inteligente.

Fuente: Integración ADTELL.

No hay definición universal

La India es uno de los países que ha adoptado un enfoque nacional hacia las ciudades inteligentes.[2] El gobierno de la India ha optado por un enfoque humilde y objetivo al responder a esta delicada pregunta diciendo: “La respuesta es que no existe una definición universalmente aceptada de una ciudad inteligente. Significa diferentes cosas para diferentes personas. La conceptualización de Smart City, por lo tanto, varía de una ciudad a otra y de un país a otro, según el nivel de desarrollo, la voluntad de cambio y reforma, los recursos y las aspiraciones de los residentes de la ciudad”. [3]

 ¿Está la respuesta en los objetivos?

Para que este tema sea más tangible, me centraré en algunos de los objetivos clave que la mayoría de los proyectos de ciudades inteligentes pueden lograr. Inicié este enfoque hace aproximadamente un año, cuando me pidieron que hablara sobre ciudades inteligentes a integradores de sistemas y representantes de ciudades en Glasgow, Escocia. Basándome en su respuesta, he seguido compartiendo esta explicación sobre los objetivos de una ciudad inteligente con funcionarios de la ciudad, periodistas, socios tecnológicos y colegas de todo el mundo. A menudo con el mismo resultado: “Ahora tiene más sentido para mí”.

Seis objetivos clave de ciudad inteligente, y uno importante

Entonces, en lugar de hablar de estacionamiento inteligente, cuidado de la salud inteligente, agricultura inteligente, transporte inteligente, gobierno inteligente, energía inteligente o esto o aquello, se puede ver cómo se inician las iniciativas de ciudades inteligentes para lograr uno o más de los siguientes objetivos:

  • Eficiencia de los servicios para optimizar el uso de los recursos públicos y proporcionar un alto nivel de servicio al ciudadano.
  • Sostenibilidad para hacer crecer y desarrollar la ciudad teniendo en cuenta el impacto ambiental.
  • Movilidad para facilitar a los ciudadanos, trabajadores y visitantes desplazarse por la ciudad, ya sea a pie, en bicicleta, en automóvil, en transporte público, etc. (independientemente de los medios de transporte).
  • Seguridad y protección para mejorar la seguridad pública en la vida cotidiana y en eventos especiales, además de estar mejor preparados para emergencias y desastres.
  • Crecimiento económico para atraer empresas, inversores, ciudadanos y visitantes.
  • Reputación de la ciudad para mejorar constantemente la imagen y reputación de la ciudad.

Los proyectos exitosos de ciudades inteligentes, independientemente de sus objetivos centrales, ayudarán a las ciudades a acercarse a su objetivo final de mejorar la calidad de vida en general, o en términos de ciudades inteligentes, su habitabilidad.

Seis objetivos clave de la ciudad inteligente para hacer que las ciudades sean más habitables.

Las piedras angulares de la tecnología de una ciudad inteligente

Los proyectos de ciudades inteligentes también comparten tres pilares tecnológicos comunes: sensores de internet de las cosas, conectividad y datos. Los sensores están representados por cualquier dispositivo conectado que suministra información a la red, la conectividad es proporcionada por redes fijas o inalámbricas, y los datos representan el almacenamiento, análisis y presentación de datos históricos y en tiempo real. Al conectar estos tres pilares, las ciudades cuentan con una poderosa plataforma para nuevas y más eficientes formas de crear ciudades más habitables. Esto está bien demostrado por los siguientes casos de uso de ciudades inteligentes:

Gestión inteligente de residuos. Los contenedores de basura están equipados con sensores que permiten a la empresa de recolección saber cuán llenos están. Las rutas de recolección se optimizan automáticamente según las necesidades reales.

Soluciones de estacionamiento inteligentes, donde los sensores hacen un seguimiento de los estacionamientos disponibles. Las posibilidades de estacionamientos disponibles se presentan a los conductores, ya sea a través de señales digitales a lo largo de las carreteras, o a través de aplicaciones móviles, para que puedan encontrar y navegar fácilmente a la mejor opción de estacionamiento.

Sistemas inteligentes de automatización de edificios que, por ejemplo, adaptan automáticamente la calefacción y la ventilación al nivel de ocupación y aseguran que las luces se apaguen cuando no hay nadie en la habitación.

Soluciones inteligentes para la seguridad pública y la seguridad, donde varios sensores y cámaras conectadas permiten a las autoridades policiales y otros socorristas reaccionar de manera eficiente, responder y resolver incidentes y emergencias.

Se trata de la habitabilidad

Cada uno de estos casos de uso aborda más de uno de los seis objetivos clave de ciudad inteligente enumerados anteriormente, y se basa en diferentes combinaciones de sensores, conectividad y datos. Y la próxima vez que escuche sobre un proyecto de ciudad inteligente, puede ser útil preguntarse a cuál de los seis objetivos clave de ciudad inteligente aborda el proyecto y cómo utiliza sensores, conectividad y datos para mejorar la calidad de vida en general o la habitabilidad de la ciudad. Si lo hace, es probable que pronto esté mucho más cerca de tener una respuesta de lo que realmente es una ciudad inteligente.

Las ciudades inteligentes gastan menos.

Paulo Santos

Hay costos ocultos para dirigir una ciudad que son difíciles de ignorar. Por ejemplo, cuando un semáforo permanece verde durante dos minutos sin que pase un solo automóvil, pero en la calle paralela, los conductores pasan tres horas al día en el tráfico evitable, hay una pérdida financiera invisible. Pero este impacto económico se aclara cuando analizamos otros servicios que las ciudades brindan a los ciudadanos.

Cuando el clima es seco y la contaminación alcanza niveles peligrosos, encontrará personas que acuden al hospital con problemas respiratorios, lo que indica claramente que algo está mal. Otro ejemplo puede ser la falta de un moderno sistema de gestión de tráfico, que aliente a los conductores (en su frustración) a conducir de manera imprudente para llegar a su destino, causando accidentes que ejercen una presión innecesaria en los servicios de emergencia. El efecto contundente es que cuando un paciente es trasladado en ambulancia a un centro de atención crítica sobresaturado, hay una falta de recursos públicos debido a la presión ejercida sobre las instituciones por la administración deficiente de la ciudad. Se pueden encontrar consecuencias financieras similares al examinar cómo una ciudad con un bajo índice de resolución de delitos debido a investigaciones deficientes puede causar los problemas ocultos asociados con la administración pública reactiva.

Detección proactiva y temprana con sistemas de ciudades inteligentes

La lógica detrás de una ciudad inteligente es un modelo de gestión proactiva. La gestión inteligente de incidentes apunta a un sistema rápido y automatizado de detección de incidentes, que incluso podría detectar el riesgo de una amenaza antes de que ocurra el evento. La detección se puede realizar a través de cámaras y sensores (para medir la contaminación y la radiación, identificar disparos, accidentes de tráfico, etc.), que pueden activar alertas. La ciudad se convierte en un mapa en vivo, que genera información de varios sensores.

Esta información puede ayudar a desarrollar una estrategia preventiva que reduce los costos a largo plazo. También puede llevar a decisiones que optimicen recursos públicos.

Un ejemplo es lo que Dinamarca está haciendo en la región de Nordjylland.[4] Esta región tiene 11 ambulancias que cubren las afueras de las ciudades, donde incluso el hospital más cercano puede estar muy lejos. Las ambulancias están equipadas con cámaras en el techo que permiten al personal del hospital acercarse para obtener imágenes de primer plano. Esto permite una evaluación más precisa de la condición del paciente durante el tránsito. El personal del hospital puede asesorar al personal de ambulancia acerca de cuál es el hospital más cercano y qué tipo de atención se necesita, para que el tratamiento pueda comenzar con anticipación. A veces, un caso se resuelve en la ambulancia, permitiendo que el paciente se vaya a casa. Esto se traduce en ahorro de tiempo para los pacientes y ahorro de costos para los servicios nacionales de salud de Dinamarca.

Más reducción de costos dentro de las ciudades inteligentes

Un ejemplo de reducción de costos en ciudades inteligentes es a través de sistemas de iluminación pública. Para ahorrar energía, el alumbrado público se puede ajustar según el nivel de tráfico, tanto del vehículo como del peatón. Cuando nadie pasa, las luces se pueden bajar, sin comprometer la calidad de la vigilancia gracias a las cámaras sensibles a la baja iluminación.

Otro ejemplo es el uso de botones de emergencia en áreas de tráfico intenso. Si ocurre un incidente, una persona puede presionar un botón para llamar inmediatamente a un oficial y comunicarse por audio y video para pedir ayuda o recibir consejos sobre qué hacer. Cuando la administración pública comprende la gravedad de los incidentes, puede actuar en consecuencia y evitar el despliegue innecesario de recursos para investigar.

Un tercer escenario involucra la captura de vehículos robados. La víctima denuncia un robo a través de una aplicación, por ejemplo, que informa inmediatamente a la policía que el vehículo ha sido robado. El seguimiento dentro del vehículo puede indicar a la policía dónde está el vehículo. Esto, junto con la tecnología de reconocimiento de matrículas (LPR) significa que la policía de tránsito puede identificar que el vehículo es robado mientras intenta escapar, bloquear el camino y evitar los costos de una investigación policial completa, lo que finalmente reduce los costos de seguro.

Usando LPR en un escenario de ciudad

Si crees que esto es demasiado descabellado para una ciudad en un país en desarrollo, aquí hay un ejemplo interesante: la ciudad de Maceió, en Brasil.[5]  Las cámaras con LPR pueden identificar los vehículos que infringen la ley, ya que las matrículas pueden verificarse en una base de datos de vehículos robados. El año pasado, por ejemplo, hubo un secuestro dentro de un centro comercial.[6] La víctima, que fue puesta dentro del coche, le dio a la policía una descripción del vehículo. Cuando el vehículo fue detectado por una cámara, la policía lo siguió y lo detuvo con la víctima ilesa, en menos de una hora.

Lo creas o no, en lugares con una alta tasa de robo de vehículos y carga, como Río de Janeiro, en Brasil, incluso la entrega de compras en línea es más costosa, para tener en cuenta las pérdidas.

Mejorar la vida de los ciudadanos

En su esencia, una ciudad inteligente puede mejorar la vida de sus ciudadanos. Una administración pública guiada por la prevención y la optimización de los recursos puede hacer más con menos, lo cual es un objetivo muy necesario, especialmente en los países en desarrollo.

Rompiendo los silos para crear ciudades inteligentes eficientes

Stefan Alfredsson

Se espera que el número de personas que vivan en ciudades se duplique para el 2050 [7] a unos seis mil cuatrocientos millones de habitantes urbanos. Para hacer frente a este aumento de la población y para adaptarse a las nuevas necesidades de los entornos cosmopolitas más grandes, las ciudades requerirán formas nuevas e innovadoras de administrar sus activos y recursos.

Esto se aborda mediante varias iniciativas de ciudades inteligentes, donde las formas inteligentes de conectar tecnologías, datos y partes interesadas dan como resultado formas completamente nuevas de gestionar, por ejemplo, el tráfico, el alumbrado público, el estacionamiento, la recolección de residuos o la seguridad pública. Pero para que una ciudad sea realmente inteligente, también necesita romper los silos que suelen existir entre los diferentes departamentos de la ciudad, así como los silos entre entidades públicas y privadas.

Compartiendo cámaras de vigilancia para beneficiar a todos

Actualmente, en muchas ciudades, los sistemas de vigilancia funcionan como silos, donde diferentes componentes no están directamente vinculados entre sí. Puede haber cientos de cámaras para el tráfico, cientos para la vigilancia de la ciudad, cientos en tiendas y cientos en transporte público, con un alcance muy limitado de cooperación entre estos silos.

La vigilancia representa un área típica donde una ciudad puede volverse más inteligente cuando los datos seleccionados se comparten entre múltiples partes interesadas. Al romper las barreras entre los silos individuales, se puede obtener varios beneficios, para la ciudad, para las entidades privadas y para los ciudadanos.

Cooperación de vigilancia entre lo público y lo privado

El proyecto Green Light Detroit es un ejemplo de un proyecto que salvó la brecha entre el sector público y el privado. Hace unos años, cuando los funcionarios de la ciudad de Detroit observaron más de cerca las estadísticas de delincuencia, encontraron que casi una cuarta parte de los delitos violentos de la ciudad ocurrieron cerca de una estación de servicio.

Con los principales objetivos de disuadir y resolver el crimen, mejorar la seguridad del vecindario y promover el crecimiento de los negocios locales, la ciudad y el departamento de policía se asociaron con los negocios locales y lanzaron el Proyecto Green Light Detroit.[8] Para sostener y desarrollar el proyecto mientras se comparten los costos, cada una de las partes interesadas tiene responsabilidades, por ejemplo:

  • Las empresas privadas individuales deben instalar y mantener cámaras de alta definición, una conexión de red de alta velocidad y una iluminación interna y externa adecuada.
  • La ciudad de Detroit y la policía han establecido un centro de delincuencia en tiempo real, con personal dedicado para recibir, monitorear y analizar efectivamente las transmisiones de video de las empresas participantes.

Hoy en día, más de 200 empresas forman parte del proyecto y los delitos violentos se han reducido hasta en un 50 por ciento en algunas de las áreas monitoreadas.

Otro proyecto interesante en el mismo sentido es la Operación Escudo en Atlanta, [9] donde más de 10,000 cámaras públicas y privadas están conectadas a una red de vigilancia. Esto le brinda al Departamento de Policía de Atlanta una visión más holística en tiempo real de las situaciones en toda la ciudad, incluidas las escuelas públicas, el sistema de tránsito, negocios locales y propiedades de viviendas multifamiliares.

La cooperación permite compartir el costo de instalaciones de vigilancia eficientes y de alta calidad, ahorrando presupuestos individuales sin pérdida de cobertura. Al dividir los silos entre instituciones privadas o públicas, el sistema de vigilancia de la red de una ciudad se puede ampliar. Esto les da a las autoridades locales acceso a todas las cámaras, lo que les permite monitorear mejor la ciudad, actuar más rápido y con mayor precisión cuando sea necesario.

Conectando departamentos para lograr múltiples objetivos

Aparte de la seguridad de los ciudadanos, una red interconectada de cámaras también puede ayudar a enfrentar otros desafíos de la ciudad. Por ejemplo, la ciudad de Brno,[10] en la República Checa, ha implementado una solución de video conectada para tratar los problemas de tráfico en el centro de la ciudad y reducir los delitos menores. La Administración de Carreteras de Brno instaló cámaras en cruces seleccionados, terminales de tranvías y en el paso subterráneo de la estación central de trenes.

Como resultado, la Administración de Carreteras y la Policía Municipal ahora pueden monitorear el tráfico en ubicaciones centrales clave desde el centro de monitoreo de nueva construcción. Las nuevas cámaras brindan una actualización en tiempo real mucho más clara sobre incidentes de tráfico y de mayor calidad. Además, la policía local puede aprovechar las habilidades de las cámaras, como el potente zoom para localizar a vándalos, conductores indisciplinados y pequeños ladrones.

Al desglosar los silos, varias entidades, como las fuerzas del orden público y los centros de gestión del tráfico, pueden tener acceso a más cámaras, lo que les permite tener una capacidad de supervisión ampliada. Una mayor cobertura significa que los incidentes se pueden gestionar de manera mucho más eficiente, ya que los operadores podrán evaluar la situación y transmitirla a las autoridades relevantes según el problema.

Cómo los servicios públicos y de emergencia pueden beneficiarse de las redes de cámaras conectadas

Las soluciones de video conectadas también pueden ayudar cada vez más a los servicios de emergencia. La ciudad de Copenhague[11]  quería simplificar su respuesta y reducir el tiempo que tardaban en responder a los incidentes, incluidos los incendios, especialmente en los casos en que había vidas humanas en peligro.

En el pasado, los servicios de emergencia dependían de las comunicaciones de radio para transmitir información sobre las condiciones de un incendio. La situación de alta presión, sin embargo, puede significar que algunos detalles importantes se omiten involuntariamente. Como resultado, los servicios de bomberos decidieron implementar una nueva forma de proporcionar informes con la que el centro de operaciones interno podría comprender mejor la gravedad de la situación. Adoptaron una solución de video en red.

Los bomberos están equipados con cámaras, una en la parte delantera y otra en la parte posterior, que transmiten información detallada y visual al centro de operaciones. El oficial a cargo de observar las cámaras puede entonces decidir si es necesario o no desplegar más refuerzos para ayudar a enfrentar el incendio. Además, el oficial puede permitir que los expertos accedan a las imágenes para determinar si el edificio está en peligro de derrumbarse.

Esto logró un tiempo de respuesta mucho mejor y una respuesta eficiente en general, ya que el servicio pudo evaluar la situación en tiempo real. Además, la vista en vivo desde la escena del incidente ha ayudado a mejorar la información del servicio público en situaciones críticas. La administración de operaciones internas puede tomar decisiones rápidas e informadas sobre si, cuándo y cómo llegar al público, sin que la información se transmita a través de varias personas, lo que llevaría mucho más tiempo.

Al crear más redes de cámaras conectadas, en este caso, los servicios de emergencias pueden acceder a las imágenes en tiempo real y pasarlas a otros, como los expertos en construcción, para permitir una mejor respuesta a la situación. Al permitir tal asociación, la ciudad puede volverse “más inteligente” y tener un impacto positivo en las vidas de los ciudadanos que residen allí.

Ciudades más inteligentes con soluciones de silo cruzado

Compartir videos entre varias entidades ofrece grandes posibilidades para mejorar la eficiencia operativa y la colaboración entre múltiples partes interesadas. Y sirve como un gran ejemplo de cómo romper los silos puede ayudar a una gran cantidad de organizaciones a mejorar la eficiencia de la ciudad. Puede ayudar a gestionar el tráfico, permitir que diversos servicios respondan más rápido y mejor a cualquier incidente y brindar a los ciudadanos una sensación de seguridad duradera.

En el caso de las asociaciones público-privadas, compartir el costo y la carga asociados con algunos de los sistemas más sofisticados puede ser un beneficio real que todos pueden disfrutar. Estas colaboraciones permiten a las autoridades policiales controlar un área más grande y responder de manera más eficiente a los problemas que ocurren en toda la ciudad. Algunas ciudades inteligentes ya han implementado soluciones de video conectadas a través de silos para administrar mejor sus recursos y mejorar la vida de sus ciudadanos. ¿Será el suyo el próximo?

Implementando la tecnología IoT dentro de un modelo de plataforma de bienes raíces

Christoffer Börjesson

El auge del internet de las cosas (IoT) nos ha impulsado a una nueva era de la información en la que los datos ahora son el rey. Las empresas están empezando a recopilar, almacenar y utilizar datos generados desde dispositivos inteligentes conectados a la red de manera cada vez más inteligente, lo que ha creado nuevas oportunidades también dentro de la industria de bienes raíces. El modelo de negocio más efectivo para darse cuenta de los beneficios de la era de la información es ahora un modelo de plataforma.

Además de ser el más efectivo, un modelo de plataforma es también el más lógico para el propietario. Tienen acceso a la propiedad y la infraestructura donde las tecnologías inteligentes pueden hacer una diferencia real en el hogar y en el trabajo. Los inquilinos también son tecnologías cada vez más exigentes que los harán más eficientes en sus vidas diarias. Además, los propietarios tienen los fondos disponibles para implementar dichas tecnologías a partir del alquiler y las tarifas.

Y la tecnología existe. Los fabricantes de dispositivos en todas las industrias, desde el cuidado de la salud hasta los electrodomésticos, ahora compiten para crear y vender las tecnologías conectadas más efectivas, y cada una de ellas desencadena una revolución de IoT en su propio sector.

Sin embargo, los dispositivos IoT no se utilizan comúnmente en el modelo de bienes raíces actual, a pesar del aumento de la publicidad en torno a los beneficios de eficiencia. Está claro entonces que los proveedores de IoT requieren un apoyo más activo en este campo para lograr una adopción masiva.

Hay dos razones para esto. En primer lugar, la mayoría de los aparatos domésticos de IoT, desde lavadoras y frigoríficos hasta detectores de humo y seguridad física, son instalados por el desarrollador o propietario antes de que un inquilino se mude a una propiedad. Esto significa que vender estos dispositivos a los consumidores es menos efectivo que venderlos en grandes cantidades a los desarrolladores de bienes raíces, lo cual es una tarea más complicada.

En segundo lugar, para funcionar correctamente, los dispositivos IoT deben estar conectados a internet. Esto les permite comunicarse con otros dispositivos, así como con los dispositivos móviles y computadoras de los consumidores que usan protocolos o estándares de intercambio de datos. Esto proporciona una manera más fácil de que los consumidores conecten los productos en sus vidas, pero estos deben ser sistemas abiertos para que funcionen para el inquilino. Un dispositivo cerrado de IoT, por ejemplo, que solo funciona con productos fabricados por el mismo fabricante, crea una barrera para el consumidor con respecto a lo que puede usar y cómo se puede instalar.

Valor desperdiciado

Esta falta de adopción masiva ha llevado a que las tecnologías de IoT no se integren en edificios y bienes raíces. Pero existe una oportunidad para que los propietarios de bienes raíces faciliten la adopción a gran escala de dispositivos conectados durante los ciclos iniciales de desarrollo y actualización de edificios; y para ayudar a los consumidores, con el apoyo de un socio de la plataforma IoT, a integrar sus dispositivos conectados a través de diferentes protocolos.

Esto resultaría en una experiencia más fluida cuando se utilizan dispositivos conectados, ya sea como parte del trabajo o la vida en edificios modernos. Está claro que, desde la perspectiva de los propietarios de bienes raíces, la IoT representa no solo un desarrollo natural del valor de un edificio, sino también una oportunidad especial de asociación para mejorar la calidad y el valor de rendimiento del mismo.

Dicho esto, vale la pena señalar que esta oportunidad no es lo mismo que los propietarios de bienes raíces simplemente adoptando la implementación e integración de IoT. En cambio, es otra oportunidad de plataforma: donde los bienes raíces pueden explotar el gobierno de su propio activo, y el acceso a los inquilinos, para facilitar una implementación a gran escala en toda la gama de dispositivos de IoT por parte de los proveedores de servicios.

Solución de plataforma

La pieza faltante cuando se piensa en implementar un modelo de plataforma de bienes raíces es tener un integrador de servicios de IoT que asuma la responsabilidad de los proveedores de IoT calificados, así como ayudar a los inquilinos a integrar diferentes productos de IoT en sus entornos domésticos y laborales. Es por eso que hemos propuesto las siguientes preguntas operativas importantes relevantes para la plataforma de IoT:

  1. Gestión de activos: ¿cómo deben integrarse los dispositivos de IoT en un activo físico, ya sea a nivel de edificio, apartamento u oficina?
  2. Gestión de servicios: al tratar las disposiciones de IoT como una ‘capa de servicio’ de la propiedad, ¿qué categorías de ‘servicio’ de IoT son las más valiosas y relevantes? Por ejemplo, seguridad, salud, cocina, gestión del espacio, iluminación, sonido, energía. ¿Cómo deben gestionarse e integrarse los servicios basados ​​en IoT y por quién?
  3. Gestión de inquilinos: ¿cómo deben ser presentados y gestionados los servicios de IoT por los inquilinos, y con qué apoyo de terceros socios, si los hay?
  4. Gestión de datos: ¿cuáles son los flujos de información clave asociados con el uso de IoT?, ¿cómo pueden administrarse y aprovecharse correctamente y, de lo contrario, integrarse con un modelo de desarrollo de datos seguro?

Al responder estas preguntas, será posible que los propietarios de bienes raíces y los integradores de servicios de IoT se den cuenta de los beneficios de las tecnologías inteligentes y conectadas en la industria de bienes raíces. El IoT funciona a nivel individual, generando flujos de información nuevos y grandes que involucran cantidades significativas de datos privados. Esto significa que el desarrollo de la plataforma IoT debe evolucionar junto con la capacidad de gestión de datos.

Tendencias macro que afectan al transporte público

Patrik Anderson

El transporte público es el alma de una ciudad, moviendo a millones de habitantes a sus destinos y conectando diferentes municipios. Para poner en perspectiva a la cantidad de personas que confían en el transporte público, en 2016, el número de pasajeros promedio del metro de Nueva York entre semana fue de 5.7 millones.[12] Si cesara el transporte público, la ciudad se apoderaría de él.

Sin embargo, aunque el transporte público es de vital importancia para que una ciudad pueda funcionar, no es inmune a las tendencias emergentes que lo alientan a adaptarse. En este post, examino algunas de las macro tendencias identificadas por la UITP (Asociación Internacional del Transporte Público) en su informe de Tendencias del Transporte Público,[13]   cómo están afectando los viajes públicos de hoy en día, y las nuevas soluciones que se pueden usar para ayudar al futuro transporte público eficientemente.

Una nueva ola de viajes para una sociedad online

Nos guste o no, vivimos en una sociedad a pedido en la que los consumidores desean los servicios que requieren, a medida que los necesitan, con solo deslizar una aplicación, y esperan que se ejecuten de la manera más eficiente posible. Estamos viendo esta tendencia extendida a los servicios de transporte público con movilidad como servicio, o MaaS.

Hoy en día hay varias definiciones y etapas de desarrollo de MaaS en todo el mundo. Una es que MaaS reúne todo tipo de transporte en un solo servicio a través de aplicaciones intuitivas para teléfonos móviles. Estas aplicaciones permiten que tanto la planificación como los pagos, para diversas opciones de transporte de diferentes proveedores, se administren convenientemente en un solo lugar.

Otra parte de MaaS es que puede incluir viajes mensuales basados ​​en suscripciones o servicios de viajes solicitados que son reactivos en lugar de pasivos y flexibles en lugar de programados. Puede que ni siquiera necesiten rutas fijas, infraestructura o flotas para funcionar. Desde la perspectiva del viajero, esto es muy atractivo, mientras que para los planificadores de ciudades y las colaboraciones de sistemas en el back-end, esto presenta un nuevo desafío. Para resolver esto, hay muchos ejemplos de colaboraciones privadas y públicas, tanto en el servicio de transporte como desde la perspectiva de conectividad del sistema, para visualizar las opciones para presuntos viajeros.

Otro nuevo concepto relacionado con el transporte que está haciendo que los planificadores reconsideren el transporte público es el aumento de los vehículos autónomos conectados, que operan sin conductores. Si bien esto puede ahorrar dinero en el sector del transporte público, sin la influencia humana sobre dónde va el vehículo, por ejemplo, si es necesario cerrar una carretera y operar desvíos, pueden surgir problemas.

El transporte público autónomo, junto con MaaS, es un paso natural en los próximos años, ya que las pruebas de vehículos autónomos comienzan a pasar a la producción.

Pero, ¿cómo abordaríamos los problemas relacionados con la planificación y la implementación? Dicho esquema dependería en gran medida de los datos y análisis para determinar la ruta más efectiva para acomodar de manera eficiente a aquellos que deseen utilizar el servicio. Además, la ayuda operativa en tiempo real para controlar de forma remota los vehículos que conducen por sí mismos cuando encuentran interrupciones inesperadas que el sistema de control a bordo autónomo no puede gestionar. Una forma de lograrlo es a través de la videovigilancia remota a bordo de los vehículos autónomos, que alimenta a los centros de gestión de tráfico central supervisados.

El problema ecológico

El informe de la UITP también identificó el aumento de las motos en muchas ciudades y el impacto que esto está teniendo en el medio ambiente. La UITP aconseja tomar medidas para alentar a quienes buscan las motos como una opción de viaje normal de la ciudad para que, en cambio, elijan el transporte público. Pero luego hay dos problemas adicionales: en primer lugar, a menudo no hay suficientes vehículos para satisfacer las necesidades del creciente número de habitantes de la ciudad que podrían estar buscando trasladarse al transporte público, por lo que será necesario colocar más vehículos públicos en la red. En segundo lugar, una gran cantidad de transporte público legado es muy contaminante en sí mismo, lo que no ayuda a la situación climática.

Reemplazar flotas enteras con vehículos más ecológicos sería muy costoso y probablemente inviable para la mayoría de los gobiernos. Si bien los vehículos adicionales podrían ser mejores para el medio ambiente, lo más probable es que todavía haya una gran cantidad de vehículos contaminantes que transporten personas alrededor de las ciudades.

Reducir las congestiones para aumentar la eficiencia del transporte público

Una forma de abordar los problemas que surgen de la combinación de las nuevas tendencias y los desafíos de transporte existentes es reducir la congestión y tener un sistema público de viajes conectado, a través del cual los vehículos y las redes de transporte público pueden comunicarse entre sí.

Esto puede parecer costoso, pero si nos fijamos en los conceptos de ciudad inteligente, ya hay casos en que el sector público está colaborando con empresas privadas para ayudar a la ciudad a funcionar de manera más eficiente. Las soluciones de cámaras de tráfico dedicadas existentes se pueden complementar con la tecnología moderna, como las cámaras conectadas de IoT de todo tipo de empresas y las partes interesadas se pueden utilizar para enviar datos a un sistema central para múltiples aplicaciones, incluida la gestión del tráfico, sin aumentar demasiado el presupuesto de la ciudad.

Al recopilar datos de puntos de toda la ciudad, el flujo de tráfico puede mejorarse enormemente. La mayor visibilidad de los cuellos de botella en el flujo de tráfico se puede gestionar a lo largo del día, asegurando que las rutas ocupadas no se detengan. Por ejemplo, eventos no planificados, como un derrame de camión, significarán que una carretera estará bloqueada durante varias horas. Una vez identificado el problema, se puede enviar un mensaje de ping a todos los vehículos de transporte público para que puedan recalcular sus rutas según los datos de ubicación del GPS. Si demasiados vehículos toman una ruta alternativa, se podría enviar otro mensaje alertando a otros servicios que la ruta está ocupada, por lo que deberían encontrar una alternativa, menos congestionada. Esta gestión inteligente del tráfico ayuda a resolver los problemas de los vehículos de transporte público autónomos y flexibles que se atascan o se pierden mientras están en servicio.

Analítica inteligente para una ciudad más verde

No hace falta decir que si el transporte público está inactivo en un embotellamiento, se crearán menos humos y contaminación. Pero hay otra capa de gestión ambiental que puede lograrse mediante el uso de análisis inteligente en las cámaras conectadas cuando se combina con otros dispositivos en la red.

Por ejemplo, las estadísticas de tráfico que registra la red de cámaras, como detalles de obras viales, desviaciones, accidentes y congestión, se pueden combinar con datos en tiempo real 24/7 de estaciones meteorológicas conectadas para proporcionar lecturas sobre partículas, gases, velocidad del viento y dirección de éste.  Este gran dato podría ofrecer un análisis preciso de la correlación real entre la calidad del aire y las fuentes de contaminación. Si las autoridades pueden evaluar el impacto en tiempo real de la contaminación causada por el transporte público y el tráfico de la ciudad, pueden manejarlo de manera más eficiente. También si es necesario, usar datos reales como base para planificar cualquier medida para reducir la contaminación en la ciudad, haciendo que las medidas y los presupuestos de gasto sean más efectivos.

Por supuesto, estos ejemplos son todos hipotéticos en la actualidad, pero, como algunos de los miembros del equipo de Axis descubrieron en Smart City World Expo 2017,[14] es algo que cada vez es más una consideración por parte de los planificadores de servicios públicos, incluido el sector del transporte público.

Cuando lo público-privado se convierte en realidad en las Smart Cities

Andrea Sorri

Como dice el dicho, “La fuerza reside en la unidad”. Sin lugar a dudas, es necesario que una ciudad inteligente tenga sistemas integrados de seguridad pública y privada, con entidades públicas y partes interesadas privadas que ya no trabajen en silos. A nivel mundial, esto está empezando a despegar, con algunos casos de uso muy exitosos que demuestran la importancia de las asociaciones y colaboraciones entre el sector público y el privado.

Lo público-privado va por todo el mundo

Iniciado en los Estados Unidos, SafeZone de Minneapolis[15] es un proyecto de videovigilancia y comunicación en colaboración entre firmas de seguridad privada y la fuerza pública, lo que ha ayudado a reducir las tasas de delincuencia en el área del centro de la ciudad. La ciudad de Hartford, Connecticut, también minimizó las tasas de delincuencia gracias a las pequeñas empresas y grupos comunitarios que trabajan en el mismo lado que el departamento de policía local.

Otro ejemplo es el Proyecto Green Light Detroit,[16]  donde el departamento de policía se asocia con estaciones de servicio en toda la ciudad y la comunidad para mejorar la seguridad de los negocios locales y del vecindario. El resultado es una relación fortalecida entre los servicios públicos y las empresas privadas que operan en el área.

Conectándonos México[17]  es un proyecto de videovigilancia en colaboración entre la industria privada, el gobierno y la comunidad, que implica compartir el uso de cámaras IP a un costo cero para los municipios, integrando esfuerzos para mejorar la seguridad y la calidad de vida de los municipios  y sus ciudadanos.

Existen algunos proyectos de Smart City en los Países Bajos impulsados ​​por grupos de hélices público-privadas triples o cuádruples, como el gobierno, las instituciones, las industrias y la comunidad. Stratumseind, una calle de bares en Eindhoven[18]  se convirtió en un laboratorio vivo con tecnologías innovadoras. El proyecto comenzó en 2014 y todavía está en ejecución. Los datos genéricos de la multitud de la vida nocturna se utilizan para influir en el estado de ánimo de los visitantes y mejorar la seguridad pública.

En Assen,[19]la policía, los bomberos, los paramédicos y el control de tráfico mantienen a la multitud a salvo durante el festival anual de motociclistas, cuando más de 100 mil  personas visitan la ciudad. En el centro de la ciudad de Almere,[20] el flujo de tráfico ha mejorado gracias a la colaboración entre la administración del estacionamiento y las fuerzas policiales.

El poder de lo público-privado

Dichos proyectos de Smart City permiten el desarrollo de un sistema de video vigilancia en tiempo real que siempre se actualiza como resultado de la cooperación entre las empresas locales y los agentes de seguridad con las fuerzas policiales. Compartir su experiencia diaria de monitoreo de seguridad mejora las medidas de rescate y simplifica la investigación policial, mejora la gestión de los problemas más críticos de la ciudad relacionados con el crimen, el tráfico, el medio ambiente y la seguridad en general y brinda a los ciudadanos una mejor percepción.

El empleo de estas mejores prácticas, las asociaciones entre organizaciones públicas, empresas privadas y la comunidad pueden aportar beneficios a todo el sistema: seguridad pública, desarrollo económico y mayor eficiencia de gestión, y los municipios brindan a los ciudadanos y empresas locales la oportunidad de desempeñar un papel clave en el proceso.



 

Bibliografía:

  1. https://www.bbvaopenmind.com/wp-content/uploads/2009/01/BBVA-OpenMind-Ficha-Fronteras.pdf
  2. https://www.axis.com/blog/secure-insights/smart-cities-india/
  3. http://smartcities.gov.in/content/innerpage/what-is-smart-city.php
  4. https://www.axis.com/files/success_stories/ss_hlt_region_nordjylland_70029_en_1701_lo.pdf
  5. https://www.axis.com/files/success_stories/ss_cit_maceio_59338_en_1409_lo.pdf
  6. http://seguranca.al.gov.br/noticia/2017/05/30/preparo-policial-e-tecnologia-possibilitam-resgate-rapido-de-vitima-de-sequestro-em-maceio/
  7. https://www.iom.int/world-migration-report-2015
  8. https://www.axis.com/blog/secure-insights/smart-city-security/
  9. https://www.axis.com/customer-story/4913
  10. https://www.axis.com/customer-story/3979
  11. https://www.axis.com/customer-story/4842
  12. http://web.mta.info/nyct/facts/ffsubway.htm
  13. http://www.uitp.org/public-transport-trends
  14. https://www.axis.com/blog/secure-insights/smart-city-expo/
  15. http://www.minneapolismn.gov/police/report/police_crime-reporting_safezone
  16. http://www.greenlightdetroit.org/
  17. http://conectandonosmexico.com/
  18. https://youtu.be/Z_N63ejtUU0
  19. https://youtu.be/KcyLHbgOHd0
  20. https://youtu.be/_jJZ8IXgHzA

[1] https://www.bbvaopenmind.com/wp-content/uploads/2009/01/BBVA-OpenMind-Ficha-Fronteras.pdf.

[2] https://www.axis.com/blog/secure-insights/smart-cities-india/.

[3] Smart Cities Misión http://smartcities.gov.in/content/innerpage/what-is-smart-city.php

[4] https://www.axis.com/files/success_stories/ss_hlt_region_nordjylland_70029_en_1701_lo.pdf.

[5] https://www.axis.com/files/success_stories/ss_cit_maceio_59338_en_1409_lo.pdf.

[6] http://seguranca.al.gov.br/noticia/2017/05/30/preparo-policial-e-tecnologia-possibilitam-resgate-rapido-de-vitima-de-sequestro-em-maceio/.

[7] https://www.iom.int/world-migration-report-2015.

[8] https://www.axis.com/blog/secure-insights/smart-city-security/.

[9] https://www.axis.com/customer-story/4913.

[10] https://www.axis.com/customer-story/3979.

[11] https://www.axis.com/customer-story/4842.

[12] http://web.mta.info/nyct/facts/ffsubway.htm.

[13] http://www.uitp.org/public-transport-trends.

[14] https://www.axis.com/blog/secure-insights/smart-city-expo/

[15] http://www.minneapolismn.gov/police/report/police_crime-reporting_safezone

[16] http://www.greenlightdetroit.org/

[17] http://conectandonosmexico.com/

[18] https://youtu.be/Z_N63ejtUU0

[19] https://youtu.be/KcyLHbgOHd0

[20] https://youtu.be/_jJZ8IXgHzA


Por Manuel Zamudio.

Industry Associations Manager de Axis Communicaitons para el Norte de América Latina y El Caribe. Ciencias de La Comunicación, FCPyS, UNAM. Gerente de Cuentas Nacionales y responsable de Desarrollo de Negocios para el norte de América Latina en Axis Communications. Desde 1995 como vendedor, gerente de ventas, director comercial y general para las empresas representantes de AXIS en México: DISC, 4Net y AXISNet respectivamente. En esta última, fue Director Comercial para México, Centroamérica y El Caribe desde el 2002 hasta la apertura del corporativo en México, iniciando como Gerente Regional de Ventas para Centro América y Sureste Mexicano del 2011 al 2013. Instructor desde 2013 en la Asociación Latinoamericana de Seguridad, ALAS International y Coordinador de Capacitación de 2014 a 2016 de ALAS Capítulo México, además de ser socio activo de ASIS desde 2013 y Constituyente de Seguridad por México en 2017. Especialista en tecnologías de la información enfocadas a Seguridad e Inteligencia de Negocios, con experiencia en integración de proyectos, conferencista e instructor técnico y comercial para sectores privados y públicos en la República Mexicana, Centro América y El Caribe. Reconocimientos en 2017: Revista Seguridad en América, como uno de los 100 influyentes en el mercado de Seguridad Privada en México. ASUME (Agrupaciones de Seguridad Unidas por un México Estable) a nombre de ALAS, por el apoyo brindado a los damnificados del sismo del 19 de septiembre del 2017 y Título Doctor Honoris Causa por la Universidad Instituto Americano Cultural, S.C.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close
Close