fbpx

Medellín y Tequila – Historia de dos ciudades.

Por Federico de Arteaga.

En dos libros aparentemente muy diferentes Medellín[1] y Tequila Inteligente[2] de varios autores se cuenta la historia de dos ciudades.

Algo que ver tiene esta época con la que Dickens narra en Tale of Two Cities: «Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos, la edad de la sabiduría, y también de la locura; la época de las creencias y de la incredulidad; la era de la luz y de las tinieblas; la primavera de la esperanza y el invierno de la desesperación. Todo lo poseíamos, pero no teníamos nada; caminábamos en derechura al cielo y nos extraviábamos por el camino opuesto. En una palabra, aquella época era tan parecida a la actual, que nuestras más notables autoridades insisten en que, tanto en lo que se refiere al bien como al mal, solo es aceptable la comparación en grado superlativo».

Las dos ciudades han tenido que reposicionarse y transformarse. Una desde la violencia a la civilidad, otra desde lo industrial al turismo. Y en todo como decía Dickens hay cielos e infiernos en parís y en Londres y en Tequila y Medellín.

Pero revisando los dos libros hay una conceptualización común y la búsqueda de lo que decía Edgar Morin, “una comunidad de destino”.

Las dos ciudades tienen similitudes en lo conceptual. ¿Cuáles son?

Es interesante que en ningún caso se está hablando de Smart City o de tecnología. La parte que se comparte es la inteligencia no tecnológica: la gobernanza, la sostenibilidad, la innovación, la educación, los aspectos territoriales y la participación ciudadana en las instituciones.

Medellín ha sido tomada a nivel mundial como el paradigma de la transformación. Ha logrado el Premio Lee Kuan Yew World City Prize, considerado el máximo galardón del urbanismo en el mundo en el año 2016.

Tequila a otra escala ha logrado el Premio a la Innovación en Latinoamérica por parte de Hitachi Vantara en 2019. 

Son caminos, con diferentes exposiones, posicionamientos y escalas diferentes. La gran diferencia es que Medellín ha sido impulsada por el sector público y Tequila por el sector privado con participación pública.

Lo interesante es que desde el sentido común dos ciudades tan distintas han tomado decisiones desde lo no tecnológico que marcan el camino a lo tecnológico, a la convivencia y a la capacidad de recibir turismo de todo el mundo con una sociedad que participa de sus decisiones a través de instituciones creadas por ellas para ellas.


[1] Medellín de Jorge Pérez Jaramillo. Turner Noema. 2019.

[2] Tequila Inteligente. Varios Autores. 2018.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close
Close