Las ciudades ante las pestes.

Flatten the curve.

Por Federico de Arteaga.

Las epidemias han sido constantes en la historia de las ciudades.

La pintura y la literatura lo han documentado recurrentemente.

En pintura algunos de los más conocidos:

El triunfo de la muerte, Pieter Bruehgel, 1560

Los filisteos golpeados por la peste, Nicolas Poussin, 1630-1631

La Fiebre Amarilla, Juan Manuel Blanes, 1871

En literatura, el ejemplo más emblemático es La peste de Albert Camus. Tarde o temprano, la autoridad termina diciendo: “Declárese el estado de peste. Ciérrese la ciudad”.

Ayer eran las ratas. Hoy es la gente.

Antes las pancartas prohibiendo escupir. Hoy la prohibición de saludar tocándose.

Ayer la peste venía en barcos que traían las especias. Ahora en aviones que no hay nada que no traigan.

Antes los contadores de cuentos nocturnos para escapar de la realidad. Hoy Netflix.

Ayer y hoy las calles vacías.

No hay sorpresas, sólo olvidos…

Hay cosas en que las ciudades inteligentes contribuyen en momentos como el actual:

La conectividad nos da acceso a información, al home office y a la tele medicina.

La conectividad nos brinda acceso a información en tiempo real para toma de decisiones de prevención.

Las redes sociales nos exponen a opiniones y análisis de todo tipo.

El Big Data nos muestra las tendencias.

La automatización C4 y C5 que permite mantener comunicación con el centro de comando y control, lugar donde se procesan los datos y tecnología para coordinar acciones en materia de seguridad, control, coordinación y administración, que deriven en las acciones pertinentes para vigilancia.

IoT como aliado en los hogares.

Las apps, que han cambiado la forma de consumir, han generado empleo, ayudan a los negocios pequeños, permiten a gente con problemas de accesibilidad solicitar vía ubereats, didifood, walmart, pagar y comprar en línea.

La inteligencia no tecnológica, la de los ciudadanos, la que debe llevar a una cultura de la prevención.

Pero aún así, no alcanza: las ciudades inteligentes son en realidad los ciudadanos relacionándose. Si no hay gente en las calles, si no hay contacto, si no hay comercio, si no hay escuelas abiertas, ¿sigue siendo una ciudad?

Las ciudades pueden ser aliadas o combativas de las pestes: su clima, sus servicios, el agua, la basura, su geografía, la infraestructura; ciudades que protegen o ciudades que abandonan.

Una ciudad inteligente debe ser una ciudad de apoyo en la crisis, en la desesperanza, en el miedo.

La epidemia ha dejado una cosa clara al menos y debería ser justamente lo que tiene que cambiar. Los costos analizados con el mismo enfoque. Si es global el tema, el análisis debe ser global. Es seguro que los costos económicos directo e indirectos serán enormes, desempleo, seguros, falta de actividad económica, la sanidad superada en sus capacidades, falta de crecimiento…

Hay un análisis económico, y es interesante como se está analizando el tema en España[1], desde la duración de las medidas y la confianza:

Escenario 1: Un mes de duración de las medidas y ausencia de generación de confianza. El rebote será más tenue. Se perdería casi el 100% de la actividad de un mes en comercio, hostelería, transporte y ocio y el 20% de la actividad de un mes en el resto de los sectores. En total, 55.188 millones de PIB y 1.376.000 empleos. Nos llevaría a un retroceso de un 4,59 puntos porcentuales del PIB sobre la previsión inicial para 2020, que dejaría la evolución del PIB en un -2,99% en términos anuales. Es un caso muy extremo.

Escenario 2: Un mes de duración de las medidas, pero con generación de confianza. El rebote sería más fuerte y la recuperación más rápida. Se perdería casi el 30% de la actividad de un mes en comercio, hostelería, transporte y ocio y el 10% de la actividad de un mes en el resto de los sectores. En total, 19.103 millones de PIB y 479.000 empleos. El PIB retrocedería 1,59 puntos porcentuales sobre la previsión inicial para 2020, con lo que dejaría el crecimiento anual del PIB plano, en el 0%.

Escenario 3: Quince días de duración de las medidas y ausencia de generación de confianza. El rebote sería más tenue, aunque el quebranto menos intenso que en el escenario 1 por la menor duración de las medidas. Se perdería casi el 100% de la actividad de medio mes en comercio, hostelería, transporte y ocio y el 20% de la actividad de medio mes en el resto de los sectores. En total, 27.594 millones de PIB y 688.000 empleos. El PIB retrocedería 2,29 puntos porcentuales sobre la previsión inicial para 2020, de forma que dejaría el crecimiento anual del PIB en el -0,69%.

Escenario 4: Quince días de duración de las medidas, pero con generación de confianza y menor plazo de medidas duras. El rebote sería más fuerte y la recuperación más rápida. Se perdería casi el 30% de la actividad de medio mes en comercio, hostelería, transporte y ocio y el 10% de la actividad de medio mes en el resto de los sectores. En total, 9.552 millones de PIB y 240.000 empleos. El PIB retrocedería 0,79 puntos porcentuales, dejando así el crecimiento anual del PIB en el +0,81%.

Es, por tanto, imprescindible mantener con vida a las pymes con las medidas de corto plazo propuestas y, además, generar confianza suficiente para un rebote temprano y fuerte, además de lograr que las medidas más duras sean por el menor tiempo posible”.

Pero hay análisis de conciencia y de convivencia. Y de confianza. Las ciudades inteligentes deben dar confianza.

Hay algunos temas a considerar, que aunque no sean sostenibles ya que no se puede eliminar la actividad económica, sí muestran claramente el impacto de esa inacción. La contaminación baja, los gases de efecto invernadero disminuyen, la naturaleza se reestablece…

Como en todas las cosas hay grados, ¿se puede,  vista la evidencia de la mejora de la contaminación, disminuir la actividad a nivel global? ¿Es necesario el crecimiento “per se” y seguir priorizándolo? ¿Se pueden establecer modelos de prevención?

Según el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria CIEP[2] En México mueren 49 mil  personas al año por contaminación ambiental, a la que contribuye el sector energético con 90% del total de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI).

Otra peste.

Rieux, el personaje de Camus, recordaba …“que cuando todo termina, esa alegría está permanentemente amenazada… el bacilo de la peste no muere ni desaparece nunca… y que quizá llegue un día en que, para desdicha y enseñanza de los hombres, la peste despierte a sus ratas y las envíe a morir a una ciudad alegre”.

La prevención debe ser permanente en una ciudad inteligente.


[1] http://www.expansion.com/economia/2020/03/17/5e6fec20468aebcf478b4574.html

[2] http://ciep.mx/las-finanzas-publicas-del-cambio-climatico-origen-costos-y-alternativas-de-los-gases-de-efecto-invernadero/

 

2 Comments

  1. Muchas gracias por tu artículo. Me gustó muchísimo.

    Me encanta el realismo del pintor uruguayo Juan Manuel Blanes, que en el cuadro que mencionas, representa todas las emociones que conlleva una epidemia ó peste.; tristeza, desesperación, impotencia, desolación, muerte, desamparo….

    Y totalmente de acuerdo, parte fundamental de una ciudad, es la gente relacionándose. Para que en verdad sea inteligente , necesita dar confianza a sus ciudadanos, y protección, tanto a las personas , como a comercios y empresas , sobre todo a las Pymes, que son las más vulnerables .

    La consideración final, me parece muy acertada, ya que silenciosamente la contaminación nos mata y mina nuestra salud.
    Yo en verdad creo que sí podemos hacer mucho mejor las cosas en materia de sustentabilidad, y entre otras acciones, disminuir la parte de la actividad que más contamina, a nivel global. Tomar consciencia y hacernos más eficientes, buscando siempre soluciones más amigables con el planeta. Al final del día esto se refleja directamente en la calidad de vida de los habitantes una ciudad. Muchas gracias.

    1. Ana Margarita nos encanta que nos escribas, muchas gracias por compartirnos tu reflexión, esperemos que esta lección nos permita ser más conscientes y eficientes en beneficio de nuestro planeta. Te invitamos a suscribirte para estar siempre actualizada. ¡Excelente día!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close