De Bibliotecas a Hubs para acceso a Inteligencia Digital.

Por Santiago Miranda.

Las bibliotecas son y continuarán siendo uno de los pilares de nuestras sociedades ya que sirven como escenarios para el desarrollo de las comunidades y la búsqueda de conocimiento. Los gobiernos municipales deben de asociarse de tal manera  con las bibliotecas locales dentro de los municipios para crear un lugar donde se pueda diseminar información de servicios municipales, conexión a las web y distintas redes sociales, cerrar brechas de conocimiento tecnológico, gestión y análisis de datos dentro de la ciudad e incrementar la participación ciudadana.

En EEUU se empiezan a tomar pasos para convertir sus bibliotecas en hubs de inteligencia, Washington (Martin Luther King Jr. Memorial Library), Columbus y Library Land Project sirven como buenos ejemplos.

Columbus

La ciudad de Columbus, Ohio planea usar sus bibliotecas públicas como centros de movilidad inteligente. Esto incluirá a través de una inversión estatal, federal y privada, quioscos inteligentes, espacios compartidos para autos, bicicletas,  scooters eléctricos dockless y sitios de taxi. Así, analizando el flujo y características de distintos métodos de transporte dentro de la ciudad. Almacenando estos datos para poder encontrar métodos y estrategias para incrementar el flujo de tráfico y encontrar las formas de transporte más eficiente.

Washington

La biblioteca pública de Washington DC (Martin Luther King Jr. Memorial Library) ya cuenta con inversiones en conjunto con los servicios sociales estatales para hacer una remodelación de 211 millones de dólares con un fin de convertirlo en un hub para el acceso a la inteligencia digital. Richard Reyes Gavilán, que es el director ejecutivo de las bibliotecas públicas de DC expresó que este centro restaurado será “una ciudad dentro de una ciudad”. Esto gracias a la creación de oportunidades de aprendizaje en tecnologías emergentes, así como la instalación de agencias gubernamentales dentro del edificio. Esto se convertirá en un lugar óptimo para agencias de seguro médico público hasta un lugar óptimo para el desarrollo de habilidades computacionales como coding. Igualmente, la coordinadora de participación ciudadana de las bibliotecas públicas de Washington empieza a usar estos espacios para hacer muestreos poblacionales ya que cuentan con 4 millones de visitas anuales. Así como el uso de las bibliotecas para registros electorales. De esta manera se fortalece el involucramiento ciudadano en la comunidad de Washington DC…

Library Land Project

Library Land Project. Se dedican a calificar bibliotecas alrededor de Estados Unidos con 11 criterios:

  1. Transporte
  2. WiFi
  3. Espacio de Trabajo
  4. Condiciones de la biblioteca
  5. Sentido de comunidad
  6. Amabilidad
  7. Baños
  8. Ruido
  9. Nivel de comodidad
  10. Si es un buen lugar para trabajar
  11. Exhaustividad

De esta manera generan calificaciones para que las bibliotecas analicen  áreas de mejoramiento, especialmente en accesibilidad. Poniendo estándares de lo que se espera de estos espacios públicos. De esta manera convirtiendo las bibliotecas estratégicamente en lugares más dinámicos para poder adaptarse continuamente a los cambios sociales, digitales y tecnológicos. Adam Zand y Greg Peverill-Conti (los fundadores de este proyecto) ya han calificado más de 200 bibliotecas en los estados de Massachusetts, Alabama, Florida, Georgia, Louisiana, New Hampshire, Nueva York, Oregon, Pennsylvania, Carolina del Norte, Rhode Island, Carolina del Sur, Virginia, y Washington, DC.  “Creamos Library Land Project para la gente que ama las bibliotecas y para contagiar este amor para los que aun no lo tienen”.

La Brecha Digital

En México 13.4 millones de hogares no cuentan con acceso a internet. Estas son familias de bajos recursos, esparcidas principalmente en Chiapas, Estado de México, Puebla, Guanajuato, Jalisco, Oaxaca y Veracruz. En Chiapas la penetración de internet es muy reducida; 25 de cada 100 casas cuentan con internet y en Oaxaca 29 de cada 100. Por esta misma razón es importante crear bibliotecas que cuenten con acceso gratuito a internet y programas que brinden  la ayuda para incrementar su conocimiento digital. Ayudando a millones de mexicanos aprender a establecer cosas tan simples como un correo electrónico, crear un currículo vitae, aprender a usar procesadores de palabras o poder conectarse con cualquier persona que deseen.

Siendo una fuente inagotable de información, es tiempo de innovar la manera que operan las bibliotecas dentro del país para llevar información tecnológica para los que menos tienen acceso a ella. De esta manera, revolucionaran la manera en la que operan las bibliotecas para cerrar brechas digitales, incrementar la participación ciudadana y diseminar información gubernamental; redirigir este pilar de nuestras sociedades para el continuo desarrollo de comunidades y búsqueda del conocimiento. Es momento implementar estas acciones para reducir la falta de oportunidades y la división socio-económica que mancha y perjudica la vida de todos en nuestro país, formando así, un México prospero y continuamente listo y adaptado para la gestión y adaptación de tecnologías emergentes.


Santiago Miranda.

Alumno en Ingeniería en Desarrollo Sustentable en el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores Monterrey.

 

 

 

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close