fbpx

¿Cómo pueden reabrir nuestras ciudades después de la pandemia de COVID-19?

Artículo publicado por Brookings. Ver publicación original aquí.

A medida que el temido coronavirus se extiende por todo el mundo, ciudad tras ciudad se ha cerrado, transformando centros de negocios urbanos, centros comerciales suburbanos y otros espacios públicos en pueblos fantasmas . Esta no es la primera vez que esto sucede: desde tiempos inmemoriales, las ciudades han sido epicentros de enfermedades transmisibles.

Ninguna pandemia, peste o desastre natural ha matado a “la ciudad”, ni a la necesidad de la humanidad de vivir y trabajar en grupos urbanos. Ni las plagas negras del siglo XIV , ni la epidemia de cólera de Londres en la década de 1850, ni la gripe española de 1918, que mató a decenas de millones de personas en todo el mundo. Esto se debe a que la concentración de personas y actividad económica de las ciudades, que sirve como fuerza motriz para la innovación y el crecimiento económico, es demasiado fuerte.

También superaremos esta pandemia. Volveremos al trabajo y la escuela y nos reuniremos en restaurantes, teatros y estadios deportivos nuevamente. Pero cuando lo hacemos, las ciudades y sus líderes no deberían simplemente volver a los negocios como de costumbre. COVID-19 no solo amenaza con reaparecer en oleadas posteriores si no permanecemos atentos, sino que siempre habrá futuras pandemias contra las cuales prepararse.

Nuestros alcaldes, gobernadores y líderes de la comunidad deben hacer lo que sea necesario para que sus ciudades vuelvan a funcionar lo antes posible. Después, necesitaremos planes para prepararnos para futuras pandemias y cualquier bloqueo social o económico que necesiten. El gobierno federal también debe hacer su parte, con programas audaces y sin precedentes para reforzar la situación económica de nuestros estados y ciudades, así como de nuestros trabajadores y empresas, especialmente las pequeñas empresas.

Obtener esta respuesta correcta puede ser tan importante como lo que estamos haciendo hoy. A continuación se muestra un plan de 10 puntos basado en el seguimiento detallado de la pandemia actual y las cuentas históricas de las anteriores, presentando algunas medidas clave para preparar a nuestras ciudades, economía y trabajadores para la próxima fase de la crisis del coronavirus y más allá.

  1. Aeropuertos a prueba de pandemias: los aeropuertos son un motor crítico del desarrollo económico; no pueden permanecer inactivos indefinidamente. Tenemos que asegurarnos de que puedan volver a funcionar rápidamente, y eso significa movilizarse como lo hicimos después de los ataques terroristas del 11 de septiembre, agregando controles de temperatura y controles de salud necesarios a las medidas de seguridad ya implementadas. También significa reducir el hacinamiento: cosas simples como puntales o líneas pintadas en los pisos pueden promover el distanciamiento social en las áreas de espera. Los aeropuertos deben tener disponibles grandes cantidades de máscaras y desinfectante para manos, y las aerolíneas deberán reducir el número de pasajeros y mantener abiertos los asientos intermedios durante futuras crisis de salud.
  1. Prepare activos cívicos a gran escala: las ciudades también albergan otras formas de infraestructura a gran escala: estadios, arenas, centros de convenciones, centros de artes escénicas, etc. Debido a que reúnen a grandes grupos de personas, los líderes de la ciudad deben proteger estos activos a prueba de pandemias tanto como sea posible también. Es posible que se deba reducir el tamaño de la audiencia en los teatros, con los asientos abiertos. Es posible que se requieran máscaras y se pongan a disposición de los clientes según sea necesario, y que se realicen controles de temperatura. Esto será crítico para las comunidades que dependen de tales atracciones: un análisis de Brookingsmuestra que la recesión económica de COVID-19 afectará más a las ciudades impulsadas por el turismo, como Orlando y Las Vegas. Cuanto antes se pueda reabrir de manera segura dicha infraestructura cívica a gran escala, más rápido podrán recuperarse nuestras economías urbanas después de una pandemia. 
  1. Modifique la infraestructura vital: como hemos visto durante la primera fase de la crisis de COVID-19, los autobuses, trenes subterráneos y trenes necesitan infusiones de efectivo de emergencia para mantener los sistemas solventes cuando la cantidad de pasajeros es baja o inexistente. Cuando vuelvan a estar en servicio, se necesitarán cambios de diseño en las estaciones y los asientos para evitar la propagación de enfermedades infecciosas. Las calles pueden necesitar algunas modificaciones también; El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, hizo un llamado para peatonalizar algunas calles de la ciudad de Nueva York para promover el distanciamiento social durante COVID-19. Algunos de estos cambios deberían ser permanentes. Las ciudades también necesitan expandirse y proteger mejor sus carriles para bicicletas, al tiempo que refinan los programas para compartir bicicletas y scooters cuando el transporte público se ve comprometido.
  1. Instituciones preparatorias clave: los centros médicos, hospitales y universidades están en la primera línea de la batalla contra COVID-19, y muchos ya están sobrecargados. Con dormitorios, comedores y grandes grupos de personas, serán muy vulnerables a las olas secundarias de contagio. ¿Cómo podemos asegurarnos de que puedan operar de manera segura para llevar a cabo investigaciones vitales durante las pandemias? Al igual que con otros activos cívicos a gran escala, las clases en estas instituciones pueden mantenerse pequeñas, pero las instituciones deberán modernizar los dormitorios y comedores con controles de temperatura y garantizar un distanciamiento social adecuado para que puedan funcionar de manera segura.
  1. Adoptar el teletrabajo: estamos en medio de un experimento masivo en el trabajo remoto. La mayoría de las personas eventualmente regresarán a sus oficinas, pero algunos trabajadores y compañías pueden encontrar que el trabajo remoto es más efectivo. Tulsa, Oklahoma, ha aprovechado este concepto a través de su iniciativa Tulsa Remote , que paga a los trabajadores remotos una pequeña subvención para reubicarse allí mientras los ayuda a forjar conexiones comunitarias y cívicas. Las ciudades pueden aprender unas de otras sobre cómo apoyar mejor al creciente grupo de trabajadores remotos y hacer que se conecten, participen y sean partes vitales de sus comunidades.
  1. Asegúrese de que Main Street sobreviva: Los restaurantes, bares, tiendas especializadas, ferreterías y otras tiendas familiares que crean empleos y otorgan un carácter único a nuestras ciudades están en grave riesgo económico en este momento. Algunas proyecciones sugieren que hasta el 75% de ellas pueden no sobrevivir a la crisis actual. La pérdida de nuestros negocios de Main Street sería irreparable, y no solo para las personas cuyos medios de vida dependen de ellos, sino también para las ciudades y comunidades en general. Los lugares que han protegido sus calles principales tendrán una ventaja competitiva decisiva a medida que volvamos a la normalidad. Los programas de préstamos del gobierno, las fundaciones y el sector privado, así como el apoyo de las pequeñas empresas y las organizaciones técnicas serán esenciales para garantizar que estas empresas sobrevivan..
  1. Proteja las artes y la economía creativa: la economía creativa de las galerías de arte, museos, teatros y lugares de música, junto con los artistas, músicos y actores que los impulsan, también está en grave riesgo. Las ciudades deben asociarse con otros niveles de gobierno, el sector privado y las filantropías para reunir los fondos y la experiencia necesarios para mantener vivas sus escenas culturales. Una vez que se les permita reabrir, estos lugares también deberán realizar cambios provisionales y a largo plazo en la forma en que operan. Las ciudades deben proporcionar asesoramiento y asistencia sobre los procedimientos necesarios, desde controles de temperatura, mejor espacio para el distanciamiento social y otras medidas de seguridad, para que estos lugares continúen como parte del paisaje urbano.
  1. Evalúe las principales industrias y agrupaciones: No son las empresas individuales sino los grupos de industria y talento los que impulsan el desarrollo económico. Algunos de esos grupos están en mayor riesgo que otros: sectores como el transporte, los viajes y la hospitalidad, y las artes creativas serán los más afectados, mientras que el comercio electrónico y la distribución o la fabricación avanzada para el cuidado de la salud y el procesamiento de alimentos pueden crecer. Las ciudades y las organizaciones de desarrollo económico deben evaluar las industrias y los grupos que son más vulnerables en su territorio, evaluar los impactos que las futuras pandemias tendrán en sus mercados laborales y comunidades, y planear hacer que sus economías sean más resistentes y robustas.
  1. Mejora de empleos para trabajadores de servicio de primera línea: casi la mitad de los estadounidenses trabajan en trabajos de servicio de bajos salarios. Un porcentaje considerable de ellos (socorristas, ayudantes de atención médica, personal de limpieza de oficinas y hospitales, empleados de supermercados, trabajadores de almacenes, repartidores) están en la primera línea de la pandemia. Necesitan mejor protección, salarios más altos y más beneficios. Estados como Vermont y Minnesota han allanado el camino al designar a los empleados de las tiendas de comestibles como trabajadores de emergencia, haciéndolos elegibles para beneficios que incluyen cuidado infantil gratuito. Tener un cuadro bien remunerado de trabajadores de servicio de primera línea que puedan mantener nuestras comunidades seguras y funcionales nos ayudará a protegernos de la ola futura de esta pandemia y otras que puedan seguir.
  1. Proteger a las comunidades menos favorecidas: Las consecuencias económicas de las pandemias afectarán más a los vecindarios menos favorecidos y a sus residentes, que carecen de cobertura de salud adecuada y acceso a atención médica, y que son los más vulnerables a la pérdida de empleos. Esto también es una cuestión fundamental de seguridad y equidad. La pobreza concentrada, la desigualdad económica y la segregación racial y económica no solo son moralmente injustas, sino que también proporcionan un terreno fértil para que las pandemias se arraiguen y se propaguen. La inclusión económica y el desarrollo más equitativo son factores críticos para la salud, la seguridad y la competitividad económica de nuestros lugares. Las ciudades y los líderes locales pueden trabajar con agencias federales y estatales, organizaciones de desarrollo comunitario y fundaciones locales para destinar los fondos necesarios, servicios de apoyo y asistencia técnica en estas áreas.

Hay luz al final del túnel. En un futuro no muy lejano, la pandemia terminará y nuestras ciudades volverán a algo cercano a lo normal. Lo que hagamos durante los próximos 12 a 18 meses puede garantizar que nuestras economías de la ciudad y del metro vuelvan a funcionar y se protejan contra escenarios similares en el futuro. Este es un momento en que nuestras ciudades y sus líderes pueden y deben mostrar el camino a seguir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close