Las ciudades inteligentes del futuro: 5 formas en que la tecnología está transformando nuestras ciudades

Artículo publicado por Forbes. Ver artículo original aquí.

¿Qué tan inteligente es tu hogar?

Si es como el mío, es muchísimo más inteligente que hace 10 o incluso cinco años. Esto se debe a que nuestros hogares ahora están equipados con dispositivos inteligentes, como termostatos inteligentes, parlantes inteligentes y bombillas inteligentes. Pero la tendencia de espacios inteligentes se extiende mucho más allá de nuestros hogares. En todo el mundo, ciudades enteras también se están volviendo inteligentes.

¿Qué son las ciudades inteligentes y por qué las necesitamos?

Una ciudad inteligente es aquella que aprovecha la tecnología para aumentar la eficiencia y mejorar la calidad de los servicios y la vida de sus residentes. Las iniciativas de ciudades inteligentes pueden abarcar desde la distribución de energía, los sistemas de transporte, las luces de la calle e incluso la recolección de basura. La idea es utilizar datos y tecnología para hacer que la vida cotidiana sea más fácil y mejor para las personas que viven y trabajan en la ciudad, mientras se maximiza el uso de los recursos.

Cada vez más de nosotros vivimos en ciudades: la ONU predice que el 68 por ciento de la población mundial vivirá en áreas urbanas para 2050. Y esto significa que nuestras ciudades enfrentan desafíos ambientales, sociales y económicos crecientes. Al hacer que las ciudades sean más inteligentes, podemos superar algunos de estos desafíos y hacer que las ciudades sean mejores lugares para vivir. Un informe del Instituto Global McKinsey encontró que la tecnología de ciudad inteligente puede mejorar los indicadores clave de calidad de vida, como el viaje diario, los problemas de salud o los incidentes delictivos, en un 10 a 30 por ciento.

Todo esto es posible gracias a una “tormenta perfecta” de tendencias tecnológicas, tendencias que nos permiten crear espacios en los que los humanos y la tecnología interactúan de una manera más conectada, inteligente y automatizada. Piense en tendencias como la inteligencia artificial, big data, Internet de las cosas (IoT) y vehículos autónomos. Combinados, avances como estos están cambiando el mundo y cómo vivimos en él. Nuestras ciudades no son la excepción.

He escrito antes sobre iniciativas de ciudades inteligentes en mi ciudad natal de Milton Keynes, pero veamos algunos otros ejemplos de ciudades que se vuelven más inteligentes:

  1. Mantener el flujo del tráfico.

El tráfico es la ruina de la vida de muchos habitantes de la ciudad, pero la tecnología ofrece algunas soluciones prometedoras. Por ejemplo, las rutas de transporte público se pueden ajustar en tiempo real de acuerdo con la demanda, y se pueden utilizar sistemas inteligentes de semáforos para mejorar la congestión. En la ciudad china de Hangzhou, un “City Brain” inteligente basado en inteligencia artificial ha ayudado a reducir los embotellamientos en un 15 por ciento.

  1. Utilizar los recursos de la ciudad de manera más eficiente.

La compañía de telefonía móvil y banda ancha Telefónica ha estado invirtiendo fuertemente en tecnología de ciudad inteligente en su país de origen, España. En un ejemplo, los sensores están conectados a contenedores de basura para informar, en tiempo real, qué tan llenos están, lo que significa que los recolectores de basura no tienen que perder el tiempo viajando a contenedores que están medio llenos. También significa que los KPI pueden estar más estrechamente relacionados con el impacto final, como cuántos contenedores están cerca de desbordarse y no se vaciarán en las próximas horas. Esto es mucho más significativo que medir factores abstractos, como la cantidad de camiones de recolección de residuos en la carretera.

  1. Mejora de la eficiencia energética.

Además de invertir en fuentes de energía limpia, las ciudades inteligentes también usan tecnología para ayudar a monitorear de cerca el uso de energía en tiempo real y reducir el consumo de energía. Por ejemplo, en Amsterdam, los hogares cuentan con medidores inteligentes de energía diseñados para incentivar la reducción del consumo de energía, y la ciudad de Schenectady, Nueva York, está actualizando sus farolas a la tecnología LED, que permite ajustar o atenuar las luces. en datos en tiempo real.

  1. Hacer ciudades más seguras.

Gracias a la gran extensión de la conectividad Wi-Fi, las tecnologías IoT y las cámaras de CCTV, las ciudades pueden aprovechar la tecnología para mejorar la seguridad de los residentes y aumentar los tiempos de respuesta ante incidentes. En Nueva Orleans, por ejemplo, los datos de video en tiempo real de Bourbon Street se analizan para rastrear y asignar recursos en el terreno y mejorar la seguridad pública.

  1. Fomentar una mayor colaboración con los ciudadanos.

Una de las cosas realmente emocionantes de la tecnología de ciudad inteligente es que alienta a los residentes a involucrarse más. Los ejemplos comunes incluyen aplicaciones que permiten a los ciudadanos informar problemas locales más fácilmente, o plataformas de redes comunitarias que permiten a los vecinos conectarse y compartir recursos. En otro ejemplo, un kit de pruebas ambientales de bajo costo alienta a los residentes a recopilar datos ambientales locales. El Smart Citizen Kit se puede colocar en ubicaciones como balcones y alféizares para recopilar datos sobre el entorno local, incluida la contaminación del aire y el ruido. Los datos se transmiten a una plataforma en línea, creando de manera efectiva un mapa de datos de todo el mundo.

Este movimiento hacia espacios inteligentes y lugares inteligentes es solo una de las 25 tendencias tecnológicas que creo que transformará nuestra sociedad. Lea más sobre estas tendencias clave, incluidos muchos ejemplos del mundo real, en mi nuevo libro, Tendencias tecnológicas en la práctica: las 25 tecnologías que están impulsando la 4ta revolución industrial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close