fbpx

Los Retos que el 2020 trae para las Ciudades Inteligentes.

Por Diego Orea Gardea.

2020 ha sido un año muy diferente, en el que un virus trajo, además de la cuarentena, una serie de implicaciones sociales, económicas y ambientales que nos hacen cuestionar todos los aspectos de nuestra sociedad. Hoy revisamos algunas de las tendencias que según los estudios de Wunderman Thompson[1], se han visto aceleradas por estos retos y que además analizamos como deberían de ser tomadas en cuenta en el desarrollo de una ciudad inteligente.

  1. Influencia de la tecnología: Las redes sociales han sido desde ya hace tiempo una fuente de información falsa, y el impacto que esto tiene en la sociedad se ha hecho más claro en los últimos años. Políticos que comparten datos falsos para justificarse o medios que malinforman acerca de la pandemia que vivimos, son algunos ejemplos de cómo la falta de validez de la información en las redes sociales nos hace vulnerables. Cada vez son más las medidas que los gigantes de la tecnología toman en contra de esto, sin embargo, una ciudad inteligente debería contar con filtros que regulen y que garanticen que la información que se comparte en estas plataformas es legítima.
  2. Privacidad: Desde el inicio de la pandemia por el COVID-19, la privacidad se ha puesto en segundo plano, empresas como Apple, Zoom, Google o Facebook, han tenido acceso sin restricciones a nuestra información bajo la premisa de que están monitoreando la pandemia y buscando informar de posibles focos de contagio. Lo que no podemos olvidar es que mientras esto sucede, el Departamento de Educación de la ciudad de Nueva York, prohibió el uso de Zoom debido al riesgo de robo de información que existe o el escándalo de Facebook y de Cambridge Analytica por la venta y uso de información de millones de usuarios durante la elección del 2016 en Estados Unidos. Deberían de existir regulaciones que nos permitan como usuarios decidir si compartir o no compartir la información que generamos en el mundo digital.
  3. Turismo Consciente: Con el inicio de la cuarentena, hemos visto como la naturaleza recuperó el espacio que dejamos disponible por la falta de actividad humana, específicamente el turismo. Las playas de Tailandia están registrando números récord de nacimientos de tortugas, los canales de Venecia se están poblando de peces otra vez. Esto ha generado un cuestionamiento acerca de la manera en la que nuestras actividades turísticas y la naturaleza convivimos y abre la puerta hacia un turismo inteligente que nos permita disfrutar de estos lugares, sin dañar ni frenar el desarrollo de los ecosistemas.
  4. Producción de Alimentos: La escasez de insumos en los supermercados y el poco aprovechamiento de los alimentos producidos son ejemplos de cómo el aumento en las restricciones en las fronteras ha exhibido las vulnerabilidades del modelo actual de producción de alimentos. De acuerdo con el estudio de Wunderman Thompson, tres millones de personas en Reino Unido compraron alimentos directamente a una granja por primera vez y la tendencia es que más personas en todo el mundo se sientan más cómodos comprando productos locales. El reto para las ciudades es que exista el volumen de producción para satisfacer la demanda y que se reduzca la distancia que hay entre la granja y el consumidor final para tener un modelo de producción resiliente.
  5. Consumismo Anti-excesivo: Con la recesión económica actual, el incremento en el desempleo y las evidencias del impacto negativo que tienen los patrones de consumo humano en nuestro medio ambiente y en la misma sociedad, han provocado que la gente reflexione acerca de lo que realmente necesita y del impacto que esa compra podría tener. En la industria de la moda, donde el exceso fue sinónimo de prestigio, ahora los diseñadores cancelan eventos y colecciones enteras y marcas que utilizan materiales reciclados y tienen modelos de producción responsables son vistas en celebridades que, a su vez, invitan a la gente a reflexionar por sus hábitos de compra. Los Millennials y la Generación Z ya se inclinaban por comprar opciones responsables y con los eventos de este 2020, esta tendencia tomara más poder. Las ciudades necesitan impulsar a las iniciativas que propongan modelos de economía circular o procesos sostenibles que vayan de acuerdo con esta tendencia.

Las oportunidades que presentan estas tendencias nos impulsan a reflexionar y a aprender de lo que hoy en día estamos haciendo, para que las ciudades estén preparadas para los cambios que el futuro pueda traer.


[1] The Future 100: 2.0.20. (2020, August 13). Wunderman Thompson Intelligence https://intelligence.wundermanthompson.com/trend-reports/the-future-100-2-0-20/


Diego Orea Gardea.

Estudiante de ingeniería en innovación. Apasionado por las tecnologías disruptivas con el objetivo de tener un impacto positivo en el medio ambiente y en nuestra calidad de vida. Crítico constante de su entorno, involucrándose en proyectos que buscan mejorar problemáticas actuales, encontrando alternativas innovadoras y sostenibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close