fbpx

El desarrollo local como alternativa posible.

Por Federico de Arteaga. Experto en Ciudades, Destinos Inteligentes, en Responsabilidad Social y Sostenibilidad.

El desarrollo local es un proceso y tiene un carácter dinámico, es por ello que no se lo define, sino que se lo interpreta.

El objetivo del desarrollo local  es mejorar la calidad de vida de la gente, convirtiendo el ámbito local en campo fértil para la inversión a través de proyectos viables, potenciando los recursos (naturales, geográficos, humanos y culturales) existentes en el medio.

El desarrollo local debe tender a armonizar el crecimiento económico y el desarrollo social mediante la coordinación de los actores que participan en el proceso.

Existen ejemplos de crecimiento económico que no llevan necesariamente desarrollo social, hay casos en que el PIB puede crecer un 20% y las necesidades básicas insatisfechas de la población crecer un 40% con problemas de hacinamiento y abastecimiento de agua. Esto es resultado de una falta de coordinación pública – privada.

Al ámbito local se lo debe considerar como un espacio físico delimitado por fronteras que no necesariamente son geográficas (pueden ser económicas, sociales, culturales o productivas). Y el límite del desarrollo local es en definitiva más funcional que geográfico.

Lo local debe ser un instrumento de desarrollo y esto implica considerar tres aspectos: a) la competencia: qué puede y debe hacerse desde lo local; b) la estrategia, si se puede y debe hacer, cómo y cuándo; y c) la toma de decisiones, definida la estrategia, surgen formas de coordinación entre lo público y lo privado.

En Europa, en el desarrollo industrial hay casos de éxito donde una actividad artesanal se ha elevado a un nivel de excelencia para luego asociarlo a regiones promocionándolo. Un caso es el del pate foie gras de la región de Périgord.

Son esfuerzos privados de pequeños productores donde se conjuga el logro de productos locales excelentes independientemente de la coyuntura política que caracteriza una región o una cultura para generar desarrollo turístico.

Lo que se ha puesto de manifiesto es que no es que existan necesariamente productos o industrias obsoletas, sino tecnologías y gestiones obsoletas e inoperantes o una mezcla de ambas.

Por tanto, todos los esfuerzos deben dirigirse a revitalizar y potenciar los procesos productivos locales, a través de una buena articulación de los diferentes sectores con alianzas de primer nivel.

La inserción de lo local en las ciudades es lograr un destino inteligente; una inclusión de todos los actores en un proceso de desarrollo para hacer de lo local una alternativa posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close