fbpx

Crisis climática: costos para los sistemas financieros y empresas alrededor del mundo.

Por Fernanda G. Tamayo.

El cambio climático y los fenómenos naturales no son cuestiones sobre las cuales “creer” o “no creer”. Eventos alarmantes como los terribles incendios en Estados Unidos y Australia, olas de calor en Europa, inundaciones sin precedentes alrededor del mundo y el deshielo del Ártico y Antártico, entre otros, son una muestra de lo que nuestro planeta está experimentando a causa de las acciones dañinas del ser humano.

Imagen de Ecoculture Stress Specialists.

 

Además de las repercusiones ambientales, cabe destacar que los sistemas financieros y las empresas a nivel mundial deben prepararse para considerar la emergencia climática como un riesgo a su existencia. De acuerdo con la reaseguradora global Munich Re, los costos económicos mundiales de los desastres naturales en los últimos 30 años promedian los 140 mil millones de dólares anuales; no obstante, en los últimos 7 años los costos han superado este monto.

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), la Universidad Libre de Ámsterdam y el Gobierno Federal, realizaron una investigación conjunta con el fin de conocer el impacto económico del cambio climático para México; llegaron a la conclusión que podría ser entre una y cuatro veces el Producto Interno Bruto (PIB) del país, es decir, entre 1.2 y 5 billones de dólares. Por su parte, el Banco de México (Banxico) ha efectuado prácticas con la banca mexicana, como pruebas de estrés, para evaluar el impacto de una sequía en su balance.

En la próxima década, la crisis climática zonas urbanas de la República Mexicana como la Ciudad de México, Monterrey y Guadalajara registrarán pérdidas anuales de mil millones de dólares. Además, otros estados como Michoacán, Jalisco, Sinaloa, Veracruz, Chihuahua y Sonora; cuyas economías dependen considerablemente de la agricultura, podrían perder hasta el 80% de su productividad.

Por otra parte, la organización internacional CDP lanzó el informe “Global Climate Change Analysis” en el cual participaron más de 6 mil empresas alrededor del mundo para medir sus riesgos y oportunidades relacionadas con el clima, así como su capacidad de adaptación y resiliencia.

Dicho informe, concluye que los sectores que tienen mayor supervisión de su impacto ambiental son Combustibles Fósiles, Minería, Servicios Financieros, Energía y Retail, entre otros en posiciones más bajas. En tanto, las regiones con un control más estricto en cuanto a su impacto ambiental son Sudáfrica, Turquía, Australia, Singapur y Europa, en las primeras cinco posiciones; cabe destacar que México ocupa el lugar número 13 con un 68% de las compañías encuestadas conscientes de su impacto.

Fuente: https://www.cdp.net/en/research/global-reports/global-climate-change-report-2018 

 

De acuerdo con el mismo informe, el 55% de las empresas encuestadas asegura que el riesgo climático está integrado en sus procesos de gestión de riesgos, el 15% cuenta con un proceso específico de gestión del riesgo de cambio climático y el 30% restante no tiene procesos de riesgo climático.

Fuente: https://www.cdp.net/en/research/global-reports/global-climate-change-report-2018 

 

Con lo anterior, podemos concluir que los sistemas financieros globales y empresas no cuentan con controles de riesgo ni planes específicos sobre su huella de carbono y las consecuencias que la crisis climática les ocasiona paralelamente. 

Nos encontramos en un llamado internacional urgente a gobiernos, sociedad y empresas a despertar y comenzar a reducir el impacto del ser humano en el medio ambiente. La crisis actual derivada de la pandemia no debería poner en segundo lugar la emergencia climática a la que nos enfrentamos ya que se trata de una bomba de tiempo, que tarde o temprano explotará.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close