fbpx

La vocación de las ciudades.

Por Federico de Arteaga. Experto en Ciudades, Destinos Inteligentes, en Responsabilidad Social y Sostenibilidad.

Cada ciudad tiene una vocación primaria.

Hay distintos tipos de vocaciones, pueden ser: a) de Destino como el Vaticano; b) No sustitutivas como Detriot; c) de Oportunidad como Nueva York y d) Acumulativa como Tequila.

Tequila, a la que a una vocación primaria le ha sucedido una adicional basada en la propia cultura que les ha dado vocación a las dos. Así, Tequila, de una vocación industrial alrededor del tequila, ha tenido, como diría Charles Handy “una segunda curva” permitiéndole superar la Ley de los Rendimientos Marginales Decrecientes y logrando tener una vocación turística basada en la cultura del tequila, del charro, del mariachi, es decir, de la esencia de la mexicanidad.

¿Qué nos enseña esto?

En primer lugar que las “vocaciones adicionales” pueden ser:

  • Una creación multidisciplinaria
  • Una validación de la sociedad
  • Un proceso de consolidación territorial
  • Una inversión pública – privada
  • Una comprensión de un contexto cultural
  • Una gestión de gobernanza

Pero estas cosas no se dan en el vacío si no hay posibilidades de diversificarse, de dinamizarse, de cambiar y que su sociedad lo adopte manteniendo su autenticidad y pudiendo darse el tiempo y sin los tiempos no es posible una evolución de una vocación a otra.

Ahora, una cosa es tener vocación y otra tener la opción de cambiarla. ¿La ciudad puede tener esa vocación? ¿Montevideo puede ser un hub de comunicación? ¿O lo puede ser Panamá?

Decía Octavio Paz que la geografía es la madre de la historia y para ciertas vocaciones esto es clave. La vocación de una ciudad puede ser el éxito de un Estado. Si el Producto Interno Bruto (PIB) de una ciudad es más dinámico, si la ciudad genera más riqueza, si es más compleja en su estructura económica, si la ciudad es competitiva por talento, por gente, por inversiones, por tecnología y en diversidad, serán clave. Asimismo, su demografía: una ciudad joven precisa servicios que una sociedad envejecida no. Eso puede terminar en una vocación.

Kotler en su libro Marketing de Ciudades[1] da cifras interesantes sobre el peso relativo de éstas en los países: “en los países desarrollados, las ciudades aportan hasta un 80% del Producto Interno Bruto del país; En Estados Unidos un 79%, en los países en vías de desarrollo, el índice está entre el 40 y el 60% y en las ciudades chinas 60%”.

Juan Enriquez[2] expresaba claramente la tendencia en la importancia no ya de las ciudades sino de los códigos postales: “Si uno tuviera que elegir una sola esquina, en cualquier parte del planeta, como la encrucijada más innovadora y productiva de la historia, la intersección de Vassar Street y Main Street, en el nuevo mundo de Cambridge, Massachusetts, sería un candidato destacado. Hace un par de décadas, gran parte del área era una colección heterogénea de almacenes, estacionamientos y viejos cuarteles. Ahora bien, esta esquina puede generar del uno al dos por ciento del futura economía global y puede ser un modelo para la creación de empleo, conocimiento y poder en otras ciudades. Esta esquina puede generar del 1 al 2 por ciento de la economía global futura”.

Las ciudades pueden tener una vocación, pero es solo el principio, deben tener una marca y posicionarla. Una palabra en la mente de la gente. Pero no hay que confundir nombre con marca, muchas veces se pretenden cambiar un Destino con nombres no forjando una marca.

Algunos Casos en Estados Unidos.

New York

Industria clave: servicios financieros.

Costo de vida: 20% por encima del promedio nacional.

La ciudad es el líder mundial de una impresionante variedad de industrias diferentes, pero hay una industria por la que NYC es particularmente famosa: los servicios financieros.

Boston

Industria clave: servicios educativos

Costo de vida: 20% por encima del promedio nacional.

Boston, se fundó en 1630, una de las ciudades más antiguas de Estados Unidos. Famosa por el papel que desempeñó en la Revolución Americana, muchas de las atracciones más famosas de la ciudad se pueden ver en Freedom Trail. Sin embargo, una de las industrias más consistentes de Boston en los últimos tiempos ha sido en realidad el sector de los servicios educativos.

Washington DC.

Industria clave: gobierno federal

Costo de vida: 17% por encima del promedio nacional

Washington, D.C., la capital de los Estados Unidos y la sede del gobierno federal de los Estados Unidos, ha sido durante mucho tiempo un epicentro de la política nacional e internacional.

Houston

Industria clave: extracción de petróleo crudo y gas natural

Costo de vida: 8% por encima del promedio nacional

A menudo conocida como la Capital Mundial del Petróleo. Sin embargo, hay más en Houston que su destacado sector energético. Un próspero punto de acceso turístico, la ciudad también alberga otras industrias importantes.

San Francisco

Industria clave: tecnología

Costo de vida: 73% por encima del promedio nacional

Silicon Valley en el Área de la Bahía de San Francisco, que alberga una gama cada vez mayor de empresas de tecnología innovadoras y globales.

Los Ángeles

Industria clave: producción de películas y videos

Costo de vida: 29% por encima del promedio nacional

Los Ángeles, la segunda ciudad más poblada de Estados Unidos, es ampliamente reconocida como el centro cultural del sur de California y el centro industrial más notable. La industria líder de la ciudad es conocida en todas partes: Hollywood.

Deyan Sudjic[3] concluye “Una ciudad con éxito es la que deja espacio a la sorpresa.”


[1] Marketing de Ciudades. Kotler.P y M. (2014). Ed. LID.

[2] Enriquez. J. (2015). Vassar and Main: the world’s most innovative intersection Wired UK.

[3] El lenguaje de las ciudades. Ariel. 2017.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close