Viajar no es cuestionable, la pregunta es cómo…

Por Antonio López de Ávila, CEO, Tourism Data Driven Solutions (TDDS).

Publicado por SEGITTUR. Ver publicación original aquí.

La única certeza es la incertidumbre. No hay forma de dibujar escenarios futuros. El impacto del Covid19 ha modificado extraordinariamente el comportamiento de los ciudadanos y, por ende, de los turistas.

Cuando los algoritmos de empresas tan sólidas en sus predicciones de consumo como Amazon, Expedia o Booking desconocen cuál será el siguiente movimiento de sus clientes, es que la situación es realmente atípica. Algo que sí está claro es que somos más conscientes que nunca de la importancia de analizar los datos. Analizando la web podemos ver quién está haciendo qué, qué se busca, qué campañas están haciendo los destinos y empresas para atraer o transmitir seguridad, qué compañías aéreas, agencias y cadenas hoteleras están permitiendo cancelaciones sin penalización, qué tipo de medidas están tomando y comunicando para lograr generar confianza como cambios en procesos relacionados con la higiene y seguridad sanitaria, etc.

Las reglas de juego han cambiado y lo peor es que aún no se sabe muy bien cuáles serán. Por ello, escuchar al cliente ahora, nos permitirá entender y atender mejor sus necesidades futuras, llegar mejor a ellos en nuestra promoción y ganar antes la batalla de la recuperación. Está claro es que el mantra del nuevo turismo será «Travel is FUN, SAFE & HEALTHY!».

¿Y cuál será el papel de la tecnología en la recuperación del turismo? Aparte del análisis de los datos, quizá su mayor aportación podría ser el llamado “pasaporte de inmunidad”. Una certificación de inmunidad legal y válida, emitida en formato digital por centros homologados, imposible de falsificar… ¡Y todo en el “Wallet” de nuestro móvil!

Será una herramienta imprescindible para poder avanzar garantizando la seguridad de los viajeros y mejorando la experiencia de viaje para todos. Informar de nuestra situación de inmunidad al comprar el boleto de avión permitirá a aeropuertos y compañías aéreas crear un “fast-track” para los inmunes, gestionando las colas y la ocupación en los aviones de los no inmunes de una manera mucho más eficiente. Todo ello, claro está, siempre que se cuente con el beneplácito de la Organización Mundial de la Salud (OMS) o de los Gobiernos.

Esto será cuestión de meses, hasta la aparición de la vacuna, pero cuando hablamos de pérdidas millonarias de las compañías aéreas cada día, una mejor gestión de la capacidad y revenue del avión podría suponer la supervivencia de una industria global que nos brinda a todos la oportunidad de descubrir el mundo en cada viaje.

La nueva normalidad se presenta aún algo confusa. La iremos inventando a medida que se nos planteen los retos. Iremos innovando, ahora por pura necesidad.


Antonio López de Ávila

CEO, Tourism Data Driven Solutions (TDDS).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close