El brillo inteligente de las Smart Cities.

Jorge Ávila, Director Comercial del Canal Profesional de Signify México.

Conforme las ciudades crecen, los desafíos que plantean (ambientales, económicos y sociales) aumentan con ellas. En la actualidad, el ritmo de la urbanización se está acelerando. De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), 54% de la población del mundo vive en metrópolis y se espera que para el año 2050 el indicador llegue a 68%. Tokio, por ejemplo, es la capital más poblada, con 37 millones de habitantes.

En este sentido, la integración de la tecnología a nuestra vida logrará que ese 68% de personas ubicadas en ciudades estén rodeadas de sistemas inteligentes, donde el Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés) será el elemento principal, pues edificios y hogares estarán completamente conectados a la red y entre sí. Bajo este entorno, surge el concepto de “ciudades inteligentes” o smart cities, que utilizan las últimas innovaciones del IoT para ser más habitables, resistentes, económicamente sólidas y sostenibles.

Las smart cities son una de las principales tendencias tecnológicas emergentes del siglo XXI, que al usar la tecnología como habilitador clave para facilitar y mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos, optimizan el rendimiento de prestaciones, tales como: la energía, la conectividad, el transporte y los servicios públicos, entre otras. Los grandes avances de hoy permiten que cada vez más los gobiernos y tomadores de decisiones volteen a ver las múltiples ventajas de subirse a esta innovación.

El alumbrado público, los estacionamientos y la gestión del tráfico vial, comienzan a ganar terreno en todo el mundo. Tal es así, que cifras de la consultora Gartner indican que para este año habrá 20 mil millones de cosas conectadas a Internet. Esto brindará mejoras en las operaciones, reducirá costos innecesarios y atenderá necesidades en tiempo y forma.

Un ejemplo de ello es el “alumbrado inteligente” que, a través de un software de gestión y sistema de iluminación LED conectado a plataformas, proporciona una infraestructura robusta para optimizar servicios de la ciudad, embellecer los espacios públicos, mejorar la seguridad ciudadana, reducir costos de energía y aumentar la eficiencia energética. Gracias a esto, se podría invertir en otros proyectos para el desarrollo de la urbe.

Entre los beneficios de contar con esta tecnología, están: gestionar los nuevos y ya existentes activos de iluminación; detectar fallas en el servicio o en alguna luminaria; optimizar el rendimiento del alumbrado público; medir -con mayor precisión- el uso de energía en tiempo real y reducir emisiones de dióxido de carbono (CO2). También es posible migrar de encender o apagar la iluminación a la capacidad de adaptar su intensidad según vaya oscureciendo, inclusive armonizar espacios conforme a la temporada o algún evento.

Cada faro o punto de luz se convierte en un centinela de la ciudad que, al detectar incidentes en la zona, utiliza los sensores en postes de luz para monitorear y alertar continuamente a los servicios de emergencia cuando hay tráfico inesperado, ruidos o sonidos no convencionales; además de focalizar y potenciar la luz en esas zonas, brindando un mejor acceso. Todo esto es posible de forma remota, pues la ubicación física ya no es un factor determinante para la gestión, sino que toda la información se comparte mediante la nube y se maneja desde un sitio web, plataforma o celular.

Ciudades como: Buenos Aires (Argentina), Nueva York (Estados Unidos) y Yakarta (Indonesia) ya cuentan con estos servicios. Han obtenido un ahorro de hasta 70% de energía. Estos proyectos han sido dirigidos por Signify, empresa líder en iluminación que a través de algo tan convencional como la luz, hace que la vida de las personas sea más segura y cómoda; que las ciudades sean más eficientes energéticamente, productivas viables y que el mundo sea más sostenible.

Actualmente, la clave en el crecimiento de las ciudades inteligentes será buscar las mejores soluciones que se adapten y funcionen con otros sistemas para desarrollar una arquitectura más amplia e interoperable. De modo que, nuestras metrópolis se volverán más inteligentes, generarán datos que brinden información útil y seguirán revolucionando nuestra forma de vida.


Jorge Ávila Treviño

Jorge Ávila, es licenciado en Ingeniería Eléctrica y Electrónica y máster en Negocios y Marketing. Jorge tiene más de 25 años en la industria de la iluminación; desde gestión de productos, diseño de iluminación, gestión de proyectos y actividades de marketing y ex vicepresidente de IES. Es el Director Comercial del Canal Profesional de Signify México.

Ha desarrollado proyectos como Alumbrado Público Apodaca Compact HID Conversion, Sede BBVA y Centro de Operaciones, primer edificio LED conectado en México, y muchos proyectos de ahorro de energía como el Alumbrado Público de la Universidad UNAM, Estadio UNAM y el Hospital GA transformando el vidas de millones de mexicanos con Luz.

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close