¿Una nueva forma de comprar?

Por Federico de Arteaga. Experto en Ciudades, Destinos Inteligentes, en Responsabilidad Social y Sostenibilidad.

Ciara Nugent[1] reportera del TIME en su artículo sobre Amsterdam y la nueva economía cuenta: “Una noche de diciembre, después de un largo día de trabajo desde casa, Jennifer Drouin, de 30 años, se dirigió a comprar alimentos en el centro de Ámsterdam. Una vez dentro, notó nuevas etiquetas de precios.

La etiqueta de los calabacines decía que cuestan un poco más de lo normal: 6 ¢ extra por kilo por su huella de carbono, 5 ¢ por el costo que la agricultura cobra en la tierra y 4 ¢ por pagar a los trabajadores de manera justa. “Hay todos estos costos adicionales en nuestra vida diaria que normalmente nadie pagaría, o ni siquiera conocería”.

En esta uberización de la economía

  1. ¿Es factible pagar por lo que uno quiere?
  2. ¿As a service?
  3. ¿La trazabilidad llegará a verle la cara al que le estoy pagando?…
  4. ¿El lujo pasará por la menor huella de carbono?
  5. ¿Las marcas se vanagloriarán de esto?
  6. ¿Se revalorizará el valor agregado por los artesanos y los artistas, la propiedad intelectual?
  7. ¿Se pagará por lo que uno quiera y se comprará a las marcas que coincidan con lo que uno defiende?

Lo importante son las oportunidades y las opciones; a nadie se le obliga a pagar por lo que no quiera, a no todo el mundo le interesa determinadas causas, el tema es que haya cada vez más información sobre lo que compramos.

En un mundo de conectividad, de blockchain, de redes, de reputaciones cambiantes, las marcas y las causas deben seguir siendo temas de elección.


[1] Amsterdam Is Embracing a Radical New Economic Theory to Help Save the Environment. Could It Also Replace Capitalism?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close