Sistemas de gestión de triple impacto herramienta para el bene facere.

Por Santiago Malvicino. Experto en Sostenibilidad, Innovación Social y Gestión del Conocimiento.

Hoy en día la gente conoce el precio

                            de todo y el valor de nada.

                                                          Oscar Wilde

En el mes de enero de 2021 la revista FORBES España publica una nota titulada:” LAS OTRAS 100 FORTUNAS DE ESPAÑA”, una lista en la que no están quienes destacan por la fortuna que acumulan, sino personas que un día decidieron pensar y actuar para mejorar la vida de otros, con iniciativas de todo tipo, que han hecho que muchos se sientan afortunados. Así por primera vez en la historia una revista paradigmática de negocios acuña otro concepto de “fortunas”, nos parece una gran noticia y también creemos que le parecería lo mismo a Oscar Wilde.

La raison d’être, expresión proveniente del francés razón de ser o razón de existir, define el fundamento o motivo legítimo que justifica algo, la extrapolación del concepto a las organizaciones sustentables se traduce con la definición y declaración de su “Propósito” focalizando no sólo en ganar dinero sino también en su impacto socioambiental como agente de cambio hacia la Agenda 2030 de Naciones Unidas.

El concepto es cohesionador del ecosistema y plasma cuestiones de interdependencia en tres esferas: la económica, la social y la ambiental dando conciencia de las actividades de producción y servicios más allá del corto plazo.

El alineamiento entre lo que la empresa dice, lo que hace y lo que es, genera un bien muy escaso en el mundo: la confianza, además de respeto y admiración en sus grupos de interés sirviendo de fuente de transformación, inspiración, innovación, diferenciación, fidelización y comunicación.

La Evolución del concepto de ganancia hacia el concepto de beneficio, el Bene Facere (del latín: hacer el bien), enfocarse en el bien común, acaba trayendo recompensas reputacionales que se traducen rápidamente en económicas reforzando además la cultura organizacional.

Sistemas de gestión de triple impacto
Sistemas de gestión de triple impacto

La denominación Triple Bottom Line, definida por el Informe Brundtland: “Our Common Future” (“Nuestro Futuro Común”) de las Naciones Unidas en 1987, nos aporta una brújula de intervención para las organizaciones, en efecto, la triple cuenta de resultados donde hay que visibilizar el beneficio económico, obviamente, pero también aquel otro bien (bene) que se hace (facere), y que se realiza a favor de la sociedad y la ecología materializándose en el llamado capital social y ecológico.

Con todo, este nuevo paradigma empresarial que se enfoca en regenerar los ecosistemas económicos, sociales y ambientales desde los modelos de negocios, agregando valor, no solo para los accionistas, sino también, para los grupos de interés, necesita una metodología sistemática para materializarse en la toma de decisiones, los procesos, el conocimiento, las lecciones aprendidas y las buenas prácticas del día a día para fortalecer, hacer avanzar y proteger el negocio.

Los Sistemas de Gestión de Triple Impacto aportan a la gestión, comunicación y mejora continúa haciendo tangible la procreación de oportunidades en negocios sustentables, generando beneficios sostenibles como:

  • Valor de marca: El valor intangible también es gestionable, el prestigio y la reputación de una marca se traducen en ventajas competitivas desde una mayor fortaleza de esta, teniendo más argumentos perceptibles por el consumidor para diferenciarse, disponiendo así de alternativas a la competencia por precio, haciendo avanzar el negocio y ganando cuota de mercado, incrementando el valor de los intangibles. Las personas del siglo XXI estamos deseosas de contribuir a una buena causa, demandamos empresas con propósito, responsables, con valores, con conexión emocional y una mejor experiencia en la relación marca – usuario.
  • Proteger el negocio – disminuir los riesgos: Es fundamental para cualquier negocio disminuir los costos asociados a los riesgos diseñando un modelo sostenible y responsable, pensemos por ejemplo en el costo de riesgos reputacionales derivado de comportamientos irresponsables de la cadena de valor de nuestra empresa impactando en los grupos de interés, pero también en empleados, clientes y organismos de control, adquiriendo más importancia en un mundo hiperconectado. ¿Estamos dispuestos a perder la licencia para operar de acuerdo con las tendencias sociales actuales?,¿Estamos dispuestos a que la competencia sí evolucione con estrategias de triple impacto y correr el riesgo de que la ventaja competitiva que teníamos hasta ahora se esfume?, ¿estamos dispuestos asumir los riesgos de no hacer nada?, de quedarnos estáticos en un mundo super dinámico que exige estrategias de sustentabilidad como condición competitiva.
  • Incorporar estrategias de Cambio Climático: Esta perspectiva es necesaria ahora más que nunca, ya que los países de todo el mundo están en el proceso de desarrollar nuevos compromisos climáticos nacionales, conocidos como Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional o NDC, en virtud del Acuerdo de París. Desde los Sistemas de Gestión de Triple impacto las empresas podrán medir sus riesgos derivados, que suponen una serie de costos a futuro que en pocos casos se están previendo. La visión sistémica que incorpore las tres esferas y sus interfaces serán un factor clave de éxito para los nuevos modelos de negocios.
  • Fortalecer el negocio – mejorar la rentabilidad: ser capaces de disminuir los costos que muchas veces se asumen como inevitables es clave para la mejora de la rentabilidad, focalizar en hacer el uso más eficiente de los recursos, por ejemplo: materias primas, agua, energía, optimizar la cadena de proveedores, mejora la calidad e impacta directamente en los costos directos.
  • ODS 17- Alianzas Estratégicas: Gestionar sistemáticamente alianzas es crear valor compartido y desarrollar ventajas colaborativas para lograr los objetivos generando un abanico de nuevas oportunidades.
  • Gestionar el Conocimiento, el Capital Intelectual y la Innovación. El conocimiento es el único activo empresarial que incrementa el valor con el uso y se deprecia con el desuso, tiene una relación directa con la motivación de las personas porque el conocimiento no es moralmente neutro, transforma y mejora su vida y el de las empresas, retiene el talento y compromete al equipo de trabajo.
  • Mejorar el costo de financiación de la empresa: se ha empezado a vislumbrar en los últimos años fuentes de financiación con ventajas en tasas y plazos para empresas de triple impacto que impulsan inversiones responsables, bonos verdes, bonos de carbono para proyectos.
  • Asegurar la Innovación y Mejora Continua: la propia capacidad de generar innovación requiere un enfoque sistémico y holístico, tiene que ver en cómo se escucha lo que ocurre en el ecosistema y a sus grupos de interés complementándolo con una metodología que asegure la mejora continua de manera metodológica.

Nuestra conclusión entonces es que incluir en el modelo de negocios un Sistema de Gestión de Triple impacto aporta no sólo a incorporar buenas prácticas de sostenibilidad, sino a gestionar los activos intangibles de la compañía como: marcas, reputación corporativa, capital social, capital relacional, etc. Y además da consistencia a la organización e incrementa su capacidad para impulsar su transformación socioeconómica justa y ambientalmente responsable al mismo tiempo que permite tener resultados medibles, estimular la retroalimentación, contar con el apoyo de la alta dirección, definir claramente las funciones y responsabilidades del equipo, establecer los objetivos y las metas, desarrollar procesos de estudio, investigación y capacitación, comparar este proceso con otros parecidos para perfeccionarlo, involucrar a los equipos en los proyectos y evaluar periódicamente el plan de mejora analizando los resultados durante un tiempo definido; por último queremos agregar que es muy importante una auditoría externa llevada a cabo por una Certificadora especializada e independiente que homologue el Sistema de Gestión de Triple impacto con un Certificado Oficial.


Mg. Santiago Malvicino

Consultor en Sistemas de Gestión de Triple Impacto, Sustentabilidad y Gestión del Conocimiento.

Director Ejecutivo en Certificación Triple Impacto® Fundador de MODELO EPISTEME®, Creador del Programa Entrelazos® (Innovación Social de Triple Impacto), Consultor en Sustentabilidad y Desarrollo Sostenible para Naciones Unidas (UNOPS Argentina), Banco Interamericano de Desarrollo (Centroamérica), Visión Mundial(Centroamérica) – Consultor en Sistema de Gestión del Conocimiento para Mundo Cuervo (México) – Director de Sustentabilidad y PyMEs Espacio EXCELENCIA FUNDAPRE-FUNDECE – IPACE (Argentina) – Director del Posgrado Estrategias de Sustentabilidad y Objetivos de Desarrollo Sostenible Universidad Nacional de Entre Ríos (Argentina) Facultad de Ciencias Económicas – Escuela de Negocios. Profesor Invitado en Innovación Social de Triple Impacto Universidad de Buenos Aires Facultad de Ciencias Económicas – Speaker Internacional en temas de Sustentabilidad – Desarrollo Sostenible – Triple Impacto – Gestión del Conocimiento – Innovación Social.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close