Tequila y la metodología DTI

Tequila y la metodología DTI

Publicado por Segittur. Ver publicación original aquí. 

Tequila pasó en 10 años de ser un pueblo con una vocación industrial tequilera a un pueblo mágico con una vocación turística basada en la autenticidad, las tradiciones y la esencia de la mexicanidad (charro, mariachi y tequila). En el año 2003 a Tequila lo visitaban 18.000 turistas y el 2019, 500.000. Esto implicó una maduración del destino en términos de servicio, de producto turístico, de conectividad, de innovaciones y de gobernanza.

Algunos de los retos planteados eran: pensar en términos holísticos; lograr una gobernanza efectiva, gestionar el destino; ordenarse territorialmente; dimensionar los temas; evaluar las soluciones; estimar impactos y contar con una metodología probada y validada.

Una de las diferencias de Tequila con otros DTI es que el impulso se dio desde el sector privado. Grupo JB miembro del Consejo de Desarrollo Integral de Tequila (CODIT) que es la OGD que gestiona este proyecto, impulsó en primer lugar la vocación turística de Tequila financiando con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) la Ruta del Tequila en 2005, el proyecto Tequila Inteligente con el Programa Pueblos Mágicos de México en 2014 y en 2016 con SEGITTUR la metodología DTI.

Por su parte, el municipio, los empresarios, el tercer sector y los líderes locales formaron en 2013 el CODIT, que es la herramienta de gobernanza que se ha dado Tequila.

En este contexto, es que se decide que Tequila adopte la metodología DTI de SEGITTUR.

Las principales razones fueron: era una metodología probada en más de 50 destinos de España, sol y playa, rurales, de diferentes escalas; los conceptos eran claros y abarcativos y no era necesaria una “tropicalización” sino ajustes de acuerdo a la realidad de Tequila; permitía obtener lecciones aprendidas y mejores prácticas; contaba con profesionales de primer nivel internacional para diagnosticar, evaluar y hacer recomendaciones en los 5 pilares; no se trataba solo de “tocar los temas” sino de gestionarlos con más de 400 indicadores y permitía una comprensión del Destino en sus particularidades y se contaba con la flexibilidad necesaria para acompañar la maduración del Destino y la exigencia imprescindible para darle seriedad al proceso.

En las distintas instancias de auditoría (2016-2018 y 2020) Tequila fue avanzando en el cumplimiento de los indicadores por pilar hasta que en el año 2021 obtuvo la certificación como el Primer Destino Turístico Inteligente de Iberoamérica y como miembro de la Red de Destinos Turísticos de España.

Evolución del grado de cumplimiento por ejes. 216-2018-2021

El gráfico anterior muestra el avance, el cual se realizó con todos los grupos de interés, con mesas de trabajo por pilar que monitoreaban los avances en informaban al CODIT, con el diseño de un dashboard específico para Tequila que permitía evidenciar los avances, tanto en términos de puntaje como en documentación de evidencias.

El hecho de certificar valida un camino, permite contar con alianzas en inversores a los que se le da certidumbre de invertir en un destino con una visión a largo plazo y posiciona a Tequila como un actor y un referente en la conversación sobre destinos turísticos inteligentes.

Hay muchas opiniones sobre la inclusión de esta metodología en América Latina y si abarca o no los temas que importan en el continente. Una metodología no contesta las preguntas, no soluciona los problemas, no atiende problemas de base de la sociedad, da un marco de referencia para gestionar profesionalmente temas que hacen a una ciudad, a su territorio, a la relación turistas/residentes, a la tecnología, a la gobernanza. Además ser DTI permite estar en un ámbito de discusión sobre bases similares.

Tequila ha logrado después de cuatro años ser ese Destino que se encamina a una mejora para su población y SEGITTUR ha sido un aliado inteligente. Nos vemos en el 2040.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *