El caso de Tequila como Destino Turístico Inteligente

El caso de Tequila como Destino Turístico Inteligente

«Fragmentos del Libro Tequila Inteligente, relato de su experiencia de como Ciudad y Destino Inteligente.»

El principal Destino Turístico Inteligente fuera de España, en el que el nivel de avance y desarrollo del modelo y la metodología ha sido mayor es, sin lugar a duda, Tequila.

Un destino que se incorporó al proyecto mediante la elaboración del Informe de Evaluación y Plan de Acción para la
transformación de Tequila en Destino Turístico Inteligente, a lo largo del año 2016. El objetivo del diagnóstico realizado por parte de SEGITTUR fue identificar en qué situación se encontraba el destino, de cara a cumplir con los requisitos del modelo de Destino Turístico Inteligente y, en función de ello, diseñar un plan de acción ajustado a sus particularidades específicas.

De acuerdo con la auditoría realizada, el grado de cumplimiento de los requisitos de Destino Turístico Inteligente por parte de Tequila era ya muy alto, superior al 50% en todos los ejes. El destino ha ido midiendo y mejorando en cada categoría, destacando especialmente su buen comportamiento en materia de gobernanza, ya que cuenta con una sólida e incluyente estructura de gestión público-privada, materializada en el Consejo de Desarrollo Integral de Tequila, que permite coordinar y dar continuidad a los planes de desarrollo de un destino sostenible, fortaleciendo el tejido emprendedor local, donde existe un fuerte compromiso e implicación clave de la inversión privada en proyectos relacionados con el turismo de Tequila.

Tequila, con el impulso de Grupo JB, ha realizado un enorme esfuerzo en planificación estratégica para diversos ámbitos de desarrollo, principalmente el turismo, con la incorporación de sistemas innovadores para la gestión de datos y el desarrollo de un Plan Director de Destino Turístico Inteligente que engloba la creación de la página de promociónturística online con NatGeo, el desarrollo de una aplicación móvil, el diseño y ejecución de la estrategia de comunicación online y redes sociales, la puesta en marcha de una plataforma tecnológica para la Smart City, la
implantación de un sistema de seguridad y movilidad monitorizado o el despliegue de red Wifi en el Centro Histórico, etc.

Adicionalmente, el sector privado está impulsando la diversificación de la demanda y la oferta, apuesta por el desarrollo de políticas sostenibles y de carácter estratégico, la gestión eficiente del consumo eléctrico y de agua, el
fomento del emprendimiento local, las políticas de conservación y mejora del patrimonio cultural y natural, y una alta concienciación y sensibilización, tanto del sector público como especialmente del privado, a la hora de impulsar
medidas que permitan aplicar soluciones de accesibilidad universal en el destino. Un ejemplo a seguir.

El turismo del futuro

El ecosistema del turismo de las dos próximas décadas requerirá un contexto donde todos los actores ganen (administraciones y negocios en destino, turistas y población local), adaptándose a las necesidades y requerimientos
del nuevo turista cada vez más digital y conectado en medio de un proceso acelerado de transformación digital en los negocios y en la sociedad. El residente local no vinculado específicamente al negocio del turismo también debe encontrar beneficio, evitando situaciones de turismofobia o gentrificación que comienzan a aparecer en algunos destinos que se encuentran cerca de la saturación en algunas zonas históricas.

Desde el punto de vista tecnológico, todos los estudios internacionales desvelan la importancia que tendrán el desarrollo del cloud computing para la gestión de las pequeñas y medianas empresas, que podrán disponer de estos servicios prestados por terceros (para lo que es imprescindible conectividad en telecomunicaciones), y de las tecnologías del lenguaje natural, que revolucionarán la gestión hotelera (check-in, check-out, comandos de habitación, robots en la recepción, bots, etc.), cuyas tareas se realizarán automáticamente y sin esperas (como ocurre actualmente en los aeropuertos).

La «robotización» del sector plantea también retos fiscales, laborales, sociales, a los que será necesario dar respuesta. Igualmente, como en otros casos, será necesario enfrentarse a los retos sin rechazarlos —ya los «luditas» intentaron combatir la primera revolución industrial en Inglaterra, destrozando los telares automatizados con el argumento de que eliminaban puestos de trabajo—.

Se deberá, sí, incrementar la capacitación para que las personas nos dediquemos a las actividades de verdadero
valor añadido y no a actividades mecánicas que antes o después acabarán automatizándose. La utilización
de los datos y la robotización estarán en el ojo del huracán de un debate social importante en los próximos años.

La fundación Orange ha realizado un excelente trabajo sobre las tecnologías y modelos que ya existen, implantados, emergentes o en proyecto, pero que se instaurarán sin ninguna duda en la próxima década.

La colaboración del turismo con otras políticas transversales de los países, especialmente de digitalización y de Ciudades Inteligentes e Industria 4.0, será otro factor esencial de desarrollo. Tequila ha marcado algunas pautas
con su Plan de Desarrollo Urbano 2040, diseñado para darle sostenibilidad territorial y ambiental al destino.

Las claves del plan están perfectamente identificadas:

Por otro lado, en el futuro se necesita incrementar la gobernanza (en lo global y en lo local), también a nivel país, incluso región. La cooperación entre todos los actores de este ecosistema, la coordinación de los diversos niveles de administraciones públicas nacionales e internacionales con otros elementos de planificación estratégica pública (especialmente turismo, desarrollo digital, sostenibilidad energética y ciudades inteligentes, con un gran nivel de sinergias entre ellas) serán esenciales para el diseño de las ciudades que queremos, también en Tequila, ampliando el modelo desarrollado al conjunto de la ciudad. Y la tecnología no es el objetivo final, pero sí el medio para lograrlo, al igual que el turismo no es el objetivo final, sino el medio para crear riqueza y desarrollar nuestras sociedades, conservar el patrimonio y crear una imagen de país.

La integración de tecnología, turismo y sostenibilidad integral del modelo en un contexto de gobernanza e innovación, con la cooperación de todos los implicados y un equilibrio entre las capacidades de la tecnología y los derechos individuales (libertad-seguridad, personalización-privacidad, etc.) marcarán nuestro hábitat natural en la próxima década.

¿En qué normativa se basa?

En paralelo a la definición de la metodología de diagnóstico y planificación de los Destinos Turísticos Inteligentes, SEGITTUR lideró el Subcomité de Destinos de la Asociación Española de Normalización (AENOR), responsable
de la redacción de estándares para los Destinos Turísticos Inteligentes. Fruto de los trabajos de este subcomité, se publicó la primera norma de esta naturaleza, la Norma UNE 178501 de Sistemas de Gestión de los Destinos Turísticos Inteligentes: Requisitos. Esta norma establece el conjunto de requisitos que deben cumplir los gestores turísticos para implementar un sistema de gestión de turismo inteligente que abarca los procedimientos e instrucciones seguidos para administrar el destino. Adicionalmente, se está trabajando en la creación de una segunda norma de indicadores, el Proyecto de Norma PNE 178502 de indicadores y herramientas de los Destinos Turísticos Inteligentes, cuyo objetivo es la identificación de un conjunto de indicadores y herramientas de diversa naturaleza, definidos para cada eje del Destino Turístico Inteligente, que permitan al ente gestor de un Destino Turístico llevar a cabo sus funciones, tal y como se recogen en el referido instrumento normativo.

Desafíos actuales de la ciudad

Como observación general, se considera adecuado resaltar el impacto de la planificación realizada para la convergencia entre los retos de la ciudad y su proyecto como ciudad inteligente. Esto quiere decir que los diferentes documentos de planificación elaborados están permitiendo conocer las necesidades de la ciudad, escoger algunas de las de mayor impacto ciudadano y para ellas encontrar soluciones tecnológicas inteligentes que permitan mejorar la calidad de vida de la población y sus visitantes. Los planes son: Plan de Ordenamiento Municipal 2040, Plan Estratégico del CODIT 2020, el Plan Ayuntamiento 2018 y el Plan Smart Destination.

¿Qué se ha evaluado en Tequila?

La metodología de diagnóstico y planificación de los Destinos Turísticos Inteligentes abarca, además del sistema de gestión del destino, los principales productos y recursos turísticos del territorio, por lo que el análisis no se circunscribe únicamente a la parte de gestión pública del turismo, sino también al conjunto de actores relevantes del sector, así como a las infraestructuras turísticas, servicios públicos, recursos culturales, naturales y demás productos y servicios turísticos prestados en Tequila.

En total se revisaron más de 400 requisitos agrupados en 25 ámbitos de evaluación para cada uno de los ejes del Destino Turístico Inteligente, gracias a la evaluación de toda la documentación facilitada por el destino, las visitas realizadas a los principales recursos y las entrevistas con los agentes integrantes del sistema turístico tequilense.

¿Cuál fue el resultado de la evaluación por pilares?

¿Cómo sigue el proceso?

La conversión de un destino en Turístico Inteligente es un proceso de mejora continua que debe ser revisado de forma constante y debe contar con el máximo apoyo y compromiso de todos los integrantes del sector turístico de Tequila.

A partir del diagnóstico y los resultados obtenidos, se ha definido un plan que incluye 122 acciones para los cinco pilares estratégicos. Dicho plan de acción identifica los principales responsables de impulsar y ejecutar las acciones, para lo cual el CODIT ha conformado diferentes mesas de trabajo con base en los pilares: gobernanza, tecnología,
accesibilidad, innovación y sostenibilidad. Estas mesas de trabajo son las encargadas de maximizar el grado de cumplimiento de las acciones para consolidar el sello Smart Destination.

¿Por qué hacerlo?

Tequila ha sido pionero en México en lo que respecta a la implementación de un proyecto inteligente en un Pueblo Mágico. Ser Pueblo Mágico e Inteligente implica armonizar un sistema complejo con infinidad de interacciones, de
alianzas, de actores y sobre todo gestionar los tiempos de resolución de las acciones. El hecho de certificar el destino y contar con una auditoría externa internacional, permite a Tequila estar en la conversación a nivel de las principales ciudades que están certificadas y participar en las redes de conocimiento para una mejora de sus proyectos; por tanto, una mejor calidad de vida de sus habitantes, una mejor experiencia para los turistas y una mayor derrama económica para sus empresarios.

 


El libro Tequila Inteligente es el storytelling de un proyecto y de una realidad. Una experiencia concreta: la de Tequila, en su camino a convertirse en un Pueblo Mágico Inteligente en 2020 y en una Ciudad Inteligente en 2040. La lógica inicial, las decisiones tomadas y sus aprendizajes, asimismo, la visión de expertos internacionales, a veces crítica, a veces futurista, a veces entusiasta, se han dado encuentro en este libro. Expertos que han participado de una forma u otra en el proceso, se enmarcan en la experiencia internacional e interpretan el fenómeno de las Ciudades Inteligentes, validando acciones y decisiones y brindando señales, señalando riesgos y brindando opciones. De igual forma, se ha entrevistado a un variado número de tomadores de decisiones en relación con Tequila, para dar su visión de un tema que ha venido para quedarse de una manera u otra en nuestro Pueblo Mágico.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *