Smart People.

Por Maria José Castelazo. Experta en Asuntos internacionales, vinculación e innovación.

Cuando escuché por primera vez el término “Smart People”, no pude contener la risa. Para mi era algo ridículo, porque pensaba que el sólo hecho de ser humanos, ya nos convertía en personas dotadas de raciocinio, ergo, en personas inteligentes. De hecho, hasta llegué a pensar que si contraponía el término, era algo insultante, porque la gente que no fuera smart, sería tonta. Sin embargo, conforme fui aprendiendo sobre todos los componentes de una Smart City, me di cuenta que es en realidad un término que no debe de traducirse y que corresponde a los ciudadanos que se encuentran conectados a través de las tecnologías dentro de una smart city y uno de sus componentes principales.

En la mayoría de los estudios sobre smart cities, contemplan a la Smart people como uno de sus componentes. Cuando refieren a este término, generalmente hablan de la educación inteligente, de la reducción a la brecha digital y de la e-humanización.  Así en su informe de 2018 titulado, “Economía y Sociedad Digital en la Unión Europea” el Eurostat señalaba como un indicador de la creciente digitalización de la sociedad europea. Según el informe Digital in 2018 elaborado por la agencia We Are Social y la plataforma Hootsuite, el número de usuarios de internet en el mundo supera ya en este momento el 50 por ciento de la población mundial siendo los países africanos los que presentan los incrementos más significativos en la penetración de internet.

¿Pero estas cifras hablan realmente de smart people o simplemente de tecnología de vanguardia?  Como lo dije arriba, Smart People son los ciudadanos que se encuentran conectados a través de las tecnologías entendiendo por éstas como el conjunto de instrumentos, recursos técnicos o procedimientos empleados en un determinado campo o sector. Nunca debemos de asimilar tecnologías con internet, o con teléfonos celulares, o con software y apps. Y tampoco deberíamos de asimilar el término Smart People a las tecnologías de vanguardia o tecnologías exponenciales.

Si una Smart City es llamada así cuando “se invierte en capital humano y social y en infraestructura de comunicación tradicional (transporte) y moderna (TIC) alimentan un crecimiento económico sostenible y una alta calidad de vida, con una gestión inteligente de los recursos naturales, a través de gobierno participativo ” ( Caragliu:09, Harrison:11, Schaffers:2011) el punto central de las Smart Cities deberían de ser la Smart People, su bienestar, su comunicación, su calidad de vida.

No todos tenemos acceso a internet, pero si podemos ser Smart People, si la ciudad se diseña para que pueda acceder a los mismos derechos con diferentes herramientas logrará convertirse en ese preciado lugar inteligente. Para que esto suceda y se construya ese lugar  hay que alimentar y fortalecer a una comunidad o un individuo en lo político, social, educativo y económico. El empoderamiento ciudadano fomenta la participación activa de los ciudadanos en los procesos gubernamentales y la toma de decisiones para impulsar cambios positivos en sus comunidades y en la ciudad. Esto es ser Smart.

Hoy ya no río, sino que sueño con esos espacios que sean para la smart people, cuyas vidas serán más fáciles, que podrán votar desde su casa, que podrán tomar mejores decisiones con mejores datos y que no importando en qué lugar de la ciudad, que edad tenga y que tanta tecnología vanguardista posean, accedan a los mismos derechos. Deseo que todos ustedes lectores, sean Smart People.


María José Castelazo André.

Maestra por la Universidad de Lille 3, Francia, en gestión y producción de artes contemporáneas. Coordinadora de Asuntos Internacionales y Vinculación de la Secretaría de Innovación Ciencia y Tecnología del Estado de Jalisco.  Miembro del Nodo Jalisco de la Red Global MX.

Colabora en la Coordinación General de Cooperación e Internacionalización de la Universidad de Guadalajara como responsable de la movilidad estudiantil en Francia e Italia, así como de las prácticas profesionales internacionales y como asistente de investigación y proyectos especiales de la Coordinadora General. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close