Calidad vs Cantidad: La eterna batalla del valor de los datos.

Por Moisés García Soto, experto en marketing digital y BTL, apasionado de la tecnología.

Pocos son los que pueden identificar el origen del siguiente símbolo:

Si, efectivamente es el icono predeterminado para guardar un documento, pero también es la representación gráfica de uno de los medios de almacenamiento más populares y creado hace más de 55 años. Hoy en día nos resulta impensable no poder acceder a una canción de moda, el video de nuestras vacaciones, la fotografía del recuerdo o el clásico “documento importante”. Pero hace solo una década atrás, esta era la realidad que se vivía en los inicios de la era digital con el limitado espacio con que contaban nuestros dispositivos.

La evolución de la tecnología de almacenamiento nos permite reproducir, almacenar, tener acceso de manera remota y hasta programada a todos los datos que nos sean necesarios. La velocidad y el tamaño dejaron de ser un problema con el invento del cloud, SDD, pen drive y memorias micro SD, atrás quedo el clásico sonido de un diskette o un disco duro escribiendo la tan valiosa información que guardábamos en ellos.

Pero; ¿qué sucede cuando los repositorios de información se convierten en repositorios de recuerdos?, con esta práctica la información pierde su verdadero valor, los datos estructurados y no estructurados deben de tener un fin y un propósito. Si almacenamos datos (cualquiera que estos sean) se debe de tener identificado el uso, clasificación, enfoque y propósito de estos. ¿Cuántas veces nos encontramos con información que no utilizamos?, ¿Cuántos de nuestros archivos son realmente “importantes”?, tener mucha información sin clasificar, sin un fin o propósito merma el desempeño de nuestros dispositivos y requiere espacio vital que podría usarse con otro fin, por si fuera poco esta práctica es peligrosa al poner al alcance de hackers y criminales un set completo de nuestros datos y ni hablar del impacto ambiental que tiene la fabricación de nuevos dispositivos electrónicos que adquirimos cuando “se nos terminó el espacio”.

En Tequila Inteligente estamos comprometidos con tener datos de calidad, nuestro objetivo es asegurarnos de contar con información precisa, completa, clasificada y ordenada en nuestras bases de datos y sistemas. Nuestro BIG DATA pasa por procesos de cleansing, scrubbing, data converting, data profiling y data quality. Por supuesto que no es una actividad sencilla, pero el equipo encargado de hacerlo tiene claro los beneficios de esta monumental tarea. Gracias a este compromiso en Tequila Inteligente podemos afirmar que cualquier dato por más mínimo que este sea, si pertenece a nuestro sistema es un dato confiable y poseedor de calidad, que permitirá aportar a las herramientas utilizadas para la toma efectiva y precisa de decisiones en tiempo real.

Seamos selectivos con nuestro espacio en disco, inclinémonos por conservar esa buena fotografía y borrar las 15 restantes que no son de nuestro agrado, seleccionemos las mejores presentaciones, desapeguémonos de información no valiosa y por muy tedioso que parezca revisemos esos GB olvidados. Los invito a clasificar la información, depurarla y obtener lo mejor que nos ofrecen los datos que poseemos: CALIDAD.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close